Música

La industria discográficca se moviliza contra la piratería

La industria discográfica española se movilizó ayer para luchar contra el auge de la piratería musical, con una campaña nacional que tiene como objetivo concienciar a la opinión pública contra la venta ilegal de discos.

Bajo el lema ¢La vida sin música¢, la Asociación Fonográfica y Videográfica de España organizó la primera acción conjunta a nivel nacional de todos los sectores de la industria: artistas, productores, autores, editores y comerciantes.

Estos grupos pidieron el silencio temporal de las radioemisiones musicales y el cierre simbólico de las tiendas de música como protesta por la creciente actividad que afecta a cada sector de la cadena de producción musical. Se estima que en España el fraude por la venta ilegal de discos mueve anualmente unos 800 millones de euros. Los discos compactos piratas que alfombran las principales arterias comerciales madrileñas se venden en la calle a un precio medio de tres euros, mientras que los legales alcanzan los 18 euros.

¢La piratería se ha desbordado hasta un punto que requiere decisiones políticas¢, afirmó ayer Carlos Grande, representante de la Asociación Fonográfica y Videográfica de España, que ha estimado que la distribución ilegal de discos alcanza ¢un 30% del total del mercado¢, una tasa sólo superada en Europa por Grecia, según sus datos.

La Federación Internacional de la Industria Discográfica anunció ayer que en países como China la piratería alcanza al 90% de la distribución, y a nivel mundial la situó ya en el 40%.

La piratería musical ¢le hace daño a los productores de discos, a los músicos y a mucha otra gente que no son famosos y que tienen un salario bastante humilde¢, señaló el cantante Miguel Ríos a los medios de comunicación en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Artistas como Rosana, La Unión, Niña Pastori, Sergio Dalma, Pasión Vega, Javi Cantero y María Dolores Pradera, entre otros, acompañaron a Miguel Ríos en la protesta.

Medidas

Tras la inauguración de la jornada reivindicativa por la mañana en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, la sede de la FAD en Barcelona acogió los actos de la tarde, en los que han participado los músicos Marcos Llunas, Gabi Alegret, Txell Sust, Antonio Orozco, Marc Sunyer, Silvia Comas y Javier Cantero.

Tanto en Madrid como en Barcelona se congregaron diversos artistas y grupos que recitaron sus canciones sin acompañamiento instrumental, en lo que fueron los actos centrales de una jornada para exigir medidas oficiales enérgicas contra la piratería.

En la campaña contra esta actividad colaboraron la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y la Asociación de Intérpretes y Ejecutantes (AIRE), junto otras organizaciones afectadas de España, el segundo país de la Unión Europea donde más se utiliza Internet como instrumento de acceso a las novedades discográficas.

Tras el cierre de Napster, otras empresas han ocupado inmediatamente el vacío dejado por aquella y permiten copiar música