Huelgas

Los conflictos sectoriales amenazan el Pacto por el Empleo de Alemania

El líder de la patronal alemana, en declaraciones a la prensa local, calificó como 'inaceptable' la posición de los sindicatos y aseguró que 'los sindicatos están dejando de ser interlocutores válidos', informa Efecom. Según Hundt, 'quien en una situación de crisis económica provoca una lucha tras otra, demuestra estar más interesado en la destrucción de empleo que en la salvaguarda y creación del mismo'.

Las críticas de Hunt se producen en un momento en el que la conflictividad laboral ha alcanzado cotas históricas en Alemania. Tras los paros orquestados por el sindicato metalúrgico IG Metall durante el mes de mayo, Alemania afronta una auténtica avalancha de huelgas sectoriales que afectan a los sectores de correos y telecomunicaciones, siderurgia, seguros, banca comercio minorista y construcción.

El sindicato Ver.di rechazó ayer la propuesta de Deutsche Telekom para aumentar los salarios de sus 120.000 empleados un 3,8% a partir de julio y otro 3% entre mayo de 2003 y abril de 2004.

El portavoz de la central, Ado Wilhem, afirmó que esta oferta es una 'provocación' y que seguirán reclamando un alza del 6,5%. La compañía anunció el mes pasado que suprimirá 30.000 puestos (un 11% de la plantilla) para ajustar costes y reducir sus abultadas pérdidas.

Ver.di ha convocado a más de 6.000 trabajadores de Deutsche Telekom a que realicen paros parciales para presionar a sus empleadores.

En el sector de la construcción, ayer empezaron las votaciones para decidir si ponen en marcha la que sería su primera huelga sectorial de ámbito nacional en más de 50 años.

El sindicato IG Bau, que representa a casi un millón de trabajadores de la industria de la construcción, reclama un alza salarial del 4,5%. Su portavoz, Michael Knoche, se muestra convencido de que no tendrán 'ninguna dificultad' en conseguir el apoyo del 75% de los afiliados necesario para poner en marcha la huelga.

Los empleados de banca, seguros, comercio minorista y correos también están llevando a cabo huelgas para reclamar aumentos salariales.

Los trabajadores del sector siderúrgico también han convocado para esta semana paros 'de aviso' en las regiones de Bremen, Baja Sajonia y el norte de Renania-Westfalia para reclamar alzas salariales del 6,5%.

Los principales objetivos de la movilización son las plantas de ThyssenKrupp AG, tercer grupo siderúrgico de Europa. La compañía avisó la semana pasada que no podrá cumplir su objetivo de beneficio para este año.

Elecciones

Los conflictos laborales amenazan con dañar la ya débil posición de Schröder de cara a las elecciones de septiembre. El canciller afronta los comicios con una economía extremadamente débil y un fuerte aumento del desempleo, que el mes pasado registró el mayor aumento en cinco años.

El número de parados aumentó en 60.000, casi 10 veces más de lo previsto, y la tasa de paro subió al 9,7%, el nivel más alto en dos años.