Suspensión de pagos

La insolvente constructora Holzmann se venderá fraccionada

Tras su presentación de suspensión de pagos en marzo, la constructora alemana Philipp Holzmann se venderá probablemente fraccionada a la holandesa Heijmans y al grupo argelino Califa, entre otros, informa hoy el diario "Handelsblatt".

El juzgado de Francfort ha comenzado el procedimiento de insolvencia de la constructora alemana Philipp Holzmann, que presentó en marzo la suspensión de pagos después de que los bancos acreedores no llegaran a un acuerdo sobre su saneamiento.

Para el próximo 25 de junio está prevista la primera cita en la que los acreedores elegirán un portavoz y el 3 de julio decidirán la posible elección de otro administrador, así como el nombramiento de un comité de acreedores.

Según el juzgado alemán, se ha abierto otro proceso de insolvencia sobre su filial alemana Imbau industrielles Bauen, también incapaz de cumplir sus obligaciones financieras.

Tras la apertura formal del proceso se procederá a determinar qué partes de la compañía, que en 2001 acumuló unas pérdidas de 237 millones de euros, pueden ser saneadas y rentables.

Entre los posibles compradores está el consorcio holandés Heijmans, que quiere hacerse con los negocios alemanes con oficinas en Düsseldorf, Francfort y Munich, así como el nombre Philipp Holzmann, lo que salvaría unos 1.000 de los 25.000 puestos de trabajo de la compañía.

El grupo argelino Califa está interesado en adquirir los sectores extranjeros de Holzmann, salvo la filial estadounidense J.A Jones, una de las más lucrativas del consorcio.