Energía

Repsol ingresa 2.008 millones al vender a 100 inversores el 23% de Gas Natural

La mayor colocación privada de acciones realizada nunca en el mercado español en tan corto plazo de tiempo movió un 23% del capital de Gas Natural a un precio de 19,50 euros, 40 céntimos por debajo del cierre de la sesión del jueves. Repsol calificó de 'éxito' la venta, que se repartió entre más de un centenar de inversores institucionales después de que la demanda superara la oferta en 2,3 veces.

La operación, dirigida por Goldman Sachs, BBVA Bolsa e Invercaixa, será liquidada el próximo día 23. Repsol obtendrá plusvalías de 1.060 millones de euros, aunque en total reduce su endeudamiento en 4.900 millones debido, sobre todo, a que deja de consolidar la deuda de Gas Natural.

Aun así Repsol continúa más endeudada que sus competidoras europeas. En total adeuda 11.000 millones, de los que 7.500 millones serían compromisos a corto plazo. El ratio de endeudamiento cae del 43,4 al 37%, todavía muy por encima del 25% de ENI, la siguiente entre las grandes energéticas del continente.

Los analistas consideran que la decisión de Repsol de vender la mitad de su participación en la gasística revela que estaba en una posición financiera delicada. 'Han vendido lo mejor que tenían', opina José Antonio Nafría, gestor de renta variable de GesBeta. 'Gas Natural es un activo en crecimiento y sin sorpresas', añade este experto, que considera barato el precio actual de la gasística.

'Ha sido una forma de reducir rápidamente la deuda, pero había otras opciones mejores, desde la ampliación de capital a la venta de otros activos', declara Santiago Molina, analista de Ibersecurities, quien ha rebajado su recomendación sobre Repsol desde neutral a venta.

La calificación crediticia de Repsol ya se resiente de la colocación de Gas Natural. Fitch degradó ayer su rating de BB+ a BBB tras expresar su 'creciente preocupación' por los efectos de la crisis argentina. La venta del 23% de Gas Natural, según esta agencia, 'tiene beneficios en cuanto a liquidez a corto plazo, pero también implicaciones a largo plazo en la diversidad de los resultados'.

Como Repsol YPF ya no podrá consolidar por integración global los beneficios de Gas Natural, en el futuro sus resultados van a depender más de su propio negocio, lo que da más peso a la parte argentina y, por lo tanto, eleva la exposición a la crisis en el país suramericano.

Moody's anunció que la venta del 23% de Gas Natural añade presión para revisar a la baja la calificación de Repsol. Esta agencia recuerda que hasta ahora Gas Natural era una de las mayores -y más previsibles- fuentes de flujo de caja para el grupo Repsol. Tras reducir su participación, añade, el grupo dependerá más de la capacidad de generación de recursos de YPF, su brazo argentino.

La otra gran agencia de riesgos, Standard & Poor's, confirmó el jueves la calificación de Repsol con perspectiva negativa pese a que se ha asegurado una liquidez fuerte hasta 2004. S&P teme que en Argentina se adopten medidas 'marcadamente negativas' para la compañía.

Como consecuencia del aumento de los títulos de Gas Natural en el parqué, este valor incrementará su peso en el índice Ibex del 1,3% al 2,5 o 2,6%. Para los analistas, la duda es si ello restará atractivo a la próxima colocación de Enagas.