Fin huelga

Los trabajadores alemanes acogen el pacto del metal con reservas

El compromiso alcanzado en el sector metalúrgico alemán ha sido acogido con reservas entre las bases sindicales y con críticas por parte de las patronales, que consideran demasiado elevadas las subidas salariales.

Cuando se cumplía el décimo día de huelga, los representantes de los agentes sociales acordaron el miércoles en Baden-Württemberg un aumento en dos etapas, consistente en una primera subida del 4%, a partir del próximo mes, seguida de otro del 3,1%, para el periodo de junio a diciembre de 2003.

El pacto, que tendrá una vigencia de 22 meses, contempla una paga extraordinaria de 120 euros para este mes de mayo y una subida nula para marzo y abril de este 2002. Aunque el sindicato IG-Metall consiguió arrancar a la patronal ese 4% que necesitaba como mínimo para salvar la cara frente a sus bases (la reivindicación salarial oficial era del 6,5%), los trabajadores mostraron ayer poco júbilo al analizar en detalle las cifras, ya que sus cálculos fijan el alza en el 3,37%.