Deuda

Duhalde afirma que Argentina no crecerá si no recibe asistencia financiera externa

El presidente argentino, Eduardo Duhalde, aseguró ayer que su país no tiene posibilidad de crecer mientras no consiga una ayuda financiera externa, previo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

'No tenemos posibilidades de crecer si no nos incorporamos al mundo, como hizo Rusia, que recibió ayuda de los organismos internacionales de crédito', dijo Duhalde. Sin embargo, el presidente se mostró un poco más optimista sobre el futuro tras el anuncio realizado el lunes por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de que concederá un crédito de 694 millones de dólares (unos 770 millones de euros) a Argentina para programas de ayuda social. El optimismo de Duhalde se explica por el hecho de que el préstamo fue posible por el visto bueno dado por el FMI.

Pero la realidad está lejos de agradar al presidente. Su sugerencia de superar el corralito a través de la emisión de bonos con capacidad para comprar inmuebles del Estado se desvaneció ayer al conocerse que el valor de esos activos no superan los 1.600 millones de dólares (unos 1.800 millones de euros) frente a unos depósitos bancarios retenidos superiores a 40.000 millones de dólares.

En este marco de parálisis económica y financiera, el peso se depreció ayer frente al dólar al cotizar a 3,3 frente a los 3,19 de la jornada anterior. A pesar de la decisión de la CGT disidente de suspender una huelga general que debía cumplirse ayer, la incertidumbre de los mercados crece ante la falta de soluciones económicas. Además, las carreteras de todo el país fueron cortadas ayer por los parados agrupados en el Bloque Piquetero Nacional, en protesta contra la política económica oficial.

En el Congreso, el oficialismo batalla por lograr un acuerdo para terminar de aprobar las leyes de Quiebras y de Subversión Económica, que cuentan con media sanción del Senado y de Diputados, respectivamente. Duhalde quiere viajar a la cumbre Europa-América Latina de este fin de semana en Madrid con esas normas aprobadas. Un objetivo nada fácil.