Coyuntura

Hacienda prevé un déficit del Estado del 0,5% para 2003

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el próximo año ya están en marcha. El Ministerio de Hacienda acaba de publicar una orden ministerial en la que dicta las normas generales para la elaboración de las próximas cuentas públicas.

Hacienda parte de una previsión de equilibrio presupuestario para el próximo año, según lo acordado en Consejo de Ministros del 8 de marzo, siguiendo las directrices de la Ley General de Estabilidad Presupuestaria.

El equilibrio del conjunto de agentes que integran los PGE (el Estado, la Seguridad Social y los organismos autónomos y empresas públicas dependientes) está previsto que se logre, una vez más, con los excedentes de la Seguridad Social.

El departamento que dirige Cristóbal Montoro ha estimado para 2003 un déficit del 0,5% del PIB para el Estado, y un superávit de igual cuantía, del 0,5% del PIB, para la Seguridad Social. Estos porcentajes van en la línea de lo diseñado en el Programa de Estabilidad (2001-2005) de España, enviado por el Ejecutivo a Bruselas a comienzos de año.

El gasto no financiero del Estado no podrá superar el límite de 114.517 millones de euros (19,05 billones de pesetas), como acordó el Consejo de Ministros en marzo.

Prioridades de gasto

Las prioridades para el próximo año son, además de la estabilidad presupuestaria, el gasto en infraestructuras, la investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), la cobertura del gasto social y la prestación de servicios públicos esenciales. También se busca potenciar la seguridad ciudadana y el aprovechamiento de los fondos comunitarios.

Los respectivos ministerios tienen de plazo hasta el 30 de junio para remitir sus propuestas a la Secretaría de Estado de Hacienda, a fin de que ésta redacte el articulado del proyecto de ley.

La elaboración de las cuentas públicas para 2003 coincidirá con la confección, por primera vez, de unos escenarios presupuestarios plurianuales y que se fijarán para el periodo de 2003 a 2005, referidos a ingresos y a gastos.

Por otra parte, Bruselas recordó ayer la importancia de mantener la fecha de 2004 para conseguir en la Unión Europea un situación presupuestaria de equilibrio o cercana a éste. Gerassimos Thomas, portavoz del comisario europeo de Asuntos Monetarios, Pedro Solbes, recordó que ya existieron discusiones de este tipo a finales del año pasado y comienzos de éste, cuando Alemania expresó su deseo de retrasar el objetivo de 2004 hasta 2006, pero no fue aceptado por el Consejo.

Thomas consideró que 'la posición del Ecofin y de todos los ministros de Finanzas es muy clara en este sentido'. Los comentarios de la Comisión vienen al caso por las reticencias que están manteniendo varios socios comunitarios sobre la posibilidad de 'flexibilizar' el rigor, reticencias que no sólo parten de Alemania.

De hecho, el Gobierno francés advirtió ayer que se planteará revisar los objetivos de déficit fijados en el Pacto de Estabilidad sólo después de conocer el estado real de las cuentas públicas.

El programa electoral para la reelección del presidente francés, el neogaullista Jacques Chirac, contempla el retraso de la consecución del déficit cero hasta el año 2007. Portugal se encuentra, incluso, muy cerca del límite de déficit del 3% .

Bruselas insiste en que precisamente ahora, cuando la economía europea está al final de una fase de desaceleración, es cuando se necesita mantener los compromisos fiscales para garantizar la recuperación.