Energía

YPF se une a la crisis de las petroleras con una pérdida de 631 millones hasta marzo

La petrolera argentina YPF, controlada al 99% del capital por el grupo Repsol YPF, registró unas pérdidas en el primer trimestre de este año de 574 millones de dólares (631 millones de euros), lo que supone un cambio radical respecto a los beneficios de 352 millones de pesos (moneda que entonces cotizaba igual que el dólar), equivalentes a 387 millones de euros, del primer trimestre del ejercicio precedente.

La empresa andina se ha visto afectada, por un lado, por la caída del precio del petróleo en los mercados internacionales un 25%, que sólo se recuperó respecto a las cotizaciones de los ejercicios anteriores durante marzo. Pero, además, YPF ha quedado influida negativamente por el impacto de la devaluación del peso argentino, así como por las medidas económicas tomadas por el Gobierno de Eduardo Duhalde y la crisis económica que atraviesa Argentina. æpermil;sta ha reducido el consumo de las naftas en un 7% y de los gasóleos en el 11%. Adicionalmente, la devaluación del peso respecto al dólar no se había contabilizado en el ejercicio que concluyó el 31 de diciembre.

YPF presenta así el segundo trimestre consecutivo con pérdidas, puesto que ya entró en números rojos en los tres últimos meses de 2001.

Influencia en el grupo

Según analistas consultados, pese a que el grupo Repsol YPF tiene casi el 100% de su filial argentina, los resultados de su participada no se pueden extrapolar al conjunto del grupo. Los resultados del primer trimestre, que presentará el próximo día 16, reflejan la crisis argentina y del petróleo, pero con un impacto porcentual menor que en la filial que, además de estar ubicada en Argentina, se centra en la actividad de exploración y producción de hidrocarburos.

En los resultados de los tres primeros meses de 2002 de Repsol YPF sí será más elevado el efecto contable por la vertiginosa caída del peso frente al dólar, que obligará a aumentar las provisiones. En este sentido, comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el pasado 5 de marzo que la debacle del país andino podría costarle otros 494 millones de euros respecto a la cuantificación inicial de 2.730 millones para el año 2001.

Repsol YPF, según manifestó el pasado 21 de abril su presidente, Alfonso Cortina, durante la celebración de la junta de accionistas, 'ha ido atenuando a lo largo del primer trimestre de este ejercicio' el impacto de la crisis argentina. 'Progresivamente y de una forma prudente estamos mejorando los márgenes internos'. No obstante, Cortina recordó que Argentina tiene para Repsol YPF un valor incuestionable y estratégico por las importantes reservas de gas y petróleo que allí controla, así como por los complejos petroquímicos.

Cortina, al contrario que otros responsables de empresas españolas con activos en esa nación, reiteró el pasado mes que el grupo mantiene 'vocación de permanencia'. La petrolera, que tiene en Argentina el 42% de sus activos, sigue apostando además por las negociaciones con el Ejecutivo que preside Duhalde.

Bajas generalizadas

El recorte del precio del crudo se ha reflejado en los resultados de todas las petroleras del mundo. La angloholandesa Royal Dutch Shell, primera europea, ha presentado unos beneficios por 2.239 millones de euros en el primer trimestre de este año, con una caída del 46%. La estadounidense ExxonMobil, líder mundial del sector, redujo sus resultados un 58%, mientras que la británica BP Amoco ganó 1.700 millones, con una reducción del 57%. Asimismo, Petróleos Mexicanos (Pemex) ha presentado unas pérdidas por 531 millones de dólares en el primer trimestre del año, con un aumento del 16%.

Repsol YPF, al ser un grupo más integrado y con más peso relativo en refino, marketing e incluso en el gas, depende menos de la cotización del crudo que las grandes petroleras.