Televisión

Sogecable y Telefónica acuerdan la integración de sus plataformas digitales

Las dos plataformas de televisión vía satélite españolas, Canal Satélite y Vía Digital, se han sumado finalmente a la tendencia de concentración de este nuevo sector audiovisual, que se inició en Europa hace un año. Sus respectivos propietarios, Sogecable y Telefónica, éste a través de su filial Admira, anunciaron ayer un acuerdo para integrar ambos negocios.

Los máximos directivos de Sogecable y Telefónica alcanzaron el pacto a ultima hora de ayer y en él se establece que la operación se realizará "mediante una ampliación de capital en Sogecable, destinada a los accionistas de Vía Digital".

Los propietarios de esta plataforma "podrán suscribir las acciones emitidas, hasta un máximo del 23% del capital social" de la compañía propietaria de Canal Satélite Digital. La suscripción no requerirá desembolso ya que Telefónica y sus socios aportarán a cambio las acciones de Vía Digital.

Asumiendo el máximo del 23%, la ampliación de capital supondrá la emisión de 28,98 millones de acciones de Sogecable que, a precios de cierre de ayer en Bolsa, valen 654,39 millones de euros, cantidad que correspondería a la valoración concedida a Vía Digital. La CNMV ha suspendido la negociación de Sogecable a la espera de recibir la información pertinente.

La empresa que preside César Alierta "tendrá una participación en el capital de Sogecable igual a las que tienen tanto Prisa como Groupe Canal+", según se asegura en el comunicado conjunto. El pacto también afecta a los derechos sobre las retransmisiones deportivas que poseen ambas plataformas. En ese sentido, el documento asegura que en el acuerdo se "incluye también la adquisición por Sogecable de la participación de Admira en el capital de Audiovisual Sport". El pacto firmado ayer está pendiente de la "ratificación de los consejos de administración de Sogecable y Admira y de la autorización de las autoridades competentes".

El proceso de negociaciones entre los propietarios de ambas plataformas ha sido intenso durante las últimas semanas. La reunión definitiva se convocó a última hora de la tarde de ayer y en ella participaron por parte de la propietaria de Vía Digital el presidente y el consejero delegado de Telefónica, César Alierta y Fernando Abril, respectivamente, y el presidente de Admira, Luis Abril.

En representación de los accionistas de Sogecable, propietario de Canal Satélite Digital, participaron el presidente de Sogecable, Jesús de Polanco; el consejero delgado de Prisa, Juan Luis Cebrián; el consejero delegado de Sogecable, Javier Díez Polanco, y el director general de la compañía, Carlos Abad.

En el documento conjunto se señala que la "integración [de las plataformas] se inscribe en el proceso de racionalización de la televisión de pago y de la industria de contenidos que actualmente está en curso en España y en los mercados de su entorno".

La integración de las plataformas españolas, en este sentido, ha tenido precedentes. El pasado agosto, el grupo francés y el holandés United Pan-European Communications (UPC) anunciaron la fusión de sus plataformas de televisión digital en Polonia para formar la compañía TPK, nombre de la filial de Canal Plus en aquel país, que se hizo con el 75% de las acciones de la nueva empresa y del control de la gestión. En Italia el proceso fue paralizado por Competencia.

Muchos cambios en el paisaje audiovisual europeo

La operación se produce en un momento especialmente delicado para el negocio de las televisiones digitales. Así lo demuestran la quiebra del grupo alemán Kirch, la suspensión de pagos de la británica ITV Digital y el proceso de liquidación emprendido por la española Quiero.

Los analistas se dividen a la hora de buscar responsabilidades, pero coinciden en que las fuertes sumas que se pagaron a los clubes de fútbol para hacerse con los derechos de transmisión de los partidos de los diferentes campeonatos nacionales están en el origen de buena parte de las pérdidas del negocio, que también han afectado a las españolas Vía Digital y Canal Satélite.

Las proyecciones de mercado que se hicieron entonces y que explicaban la forma de rentabilizar esa enorme inversión fallaron.

Las grandes cadenas de televisión europeas emprendieron hace unos años la carrera por hacerse con los contenidos considerados premium, emisión de películas de primer nivel y derechos deportivos. Esta carrera ha pasado una factura dolorosa para sus accionistas, que en algunos casos, como el de Kirch, ha desembocado en la suspensión de pagos. Pero el proceso no se detendrá aquí.

Una vez cerradas las crisis de las grandes cadenas de televisión de pago en Europa, a través de una dura negociación con los propietarios de los derechos, llegará el ajuste en las organizaciones deportivas.

El recorte de ingresos, según los expertos, provocará que los campeonatos nacionales de fútbol en Europa no sean en modo alguno lo que hoy son.

La plataforma británica de pago BSkyB comunicará mañana un fuerte avance de sus resultados trimestrales, según los analistas. Pero la atención estará centrada en la suspensión de pagos de ITV y en si la compañía controlada por el magnate Rupert Murdoch planea comprar la televisión terrestre Channel Five.