Contabilidad

El fondo de comercio restó 4.779 millones de beneficio a las empresas del Ibex en 2001

La carrera de adquisiciones emprendida en los últimos años por las empresas españolas ha contribuido en muchos casos a aumentar su cifra de negocio y sus resultados. Pero, a la vez, ha elevado a niveles nunca vistos el fondo de comercio (diferencia entre el precio de adquisición de un bien o de una empresa y su valor teórico contable) acumulado por las compañías cotizadas que forman parte del Ibex 35.

La cifra ha alcanzado los 41.666 millones de euros al cierre de 2001, pese a que durante el pasado año se efectuaron amortizaciones con cargo a resultados de 4.779 millones de euros, un 66,4% más que en 2000. El saldo remanente se tendrá que amortizar paulatinamente, con lo que supone un lastre para el futuro.

El Santander Central Hispano es, a la vez, la entidad que más fondo de comercio amortizó en 2001 y la que más tiene pendiente. En su última memoria se hacía eco del cambio normativo que en Estados Unidos suprime la obligación de amortizar sistemáticamente el fondo de comercio, aunque a cambio exige que se analice su valor de mercado y se ajuste la diferencia. Según el SCH, ello genera 'unas ventajas competitivas para las compañías norteamericanas respecto a las europeas'.

Lo cierto, sin embargo, es que la normativa española es bastante flexible y el SCH es un buen ejemplo de ello. Pese a que se queja de la obligación de amortizar fondo de comercio, en realidad sanea más de la cuenta. En 2001, la amortización lineal ascendió a 642,3 millones de euros, a lo que el banco sumó voluntariamente otros 1.231 millones de euros para limpiar parte del enorme fondo de comercio generado por la compra de Banespa. Otra prueba de la flexibilidad de la norma española es que, con la bendición del Banco de España, en los dos ejercicios anteriores el SCH amortizó contra reservas -es decir, sin restar beneficios- 700 millones de euros procedentes de adquisiciones en Latinoamérica.

Salvedades

Otras empresas no han tenido la suerte de hacer lo mismo sin la objeción de los auditores. Sol Meliá saneó todo el fondo de comercio surgido de la compra de Tryp (362,7 millones), pero los auditores han expresado una salvedad: creen justificado amortizarlo de un golpe, pero opinan que debería haberse cargado contra resultados. Es probable que Acciona se encuentre con la misma salvedad tras haber eliminado contra reservas los 67,13 millones de fondo de comercio por su participación en Avánzit. Esos dos saneamientos añadirían otros 430 millones a la suma que sí ha pasado por resultados. En ese capítulo, y tras el SCH, la segunda que más ha amortizado es Telefónica, con 845 millones de euros, a los que habría que sumar un saneamiento extraordinario de 249 millones por Mediaways.

Pese a estas cancelaciones, el fondo de comercio pendiente de amortizar aumentó un 18,3%, hasta 9.129 millones.

Esta alza no es fruto de las grandes adquisiciones protagonizadas por Telefónica en los últimos dos años, sino de la compra de la alemana Mediaways, que generó un fondo de comercio (1.474,7 millones) superior incluso a su precio de adquisición (1.473 millones), según las cuentas de la operadora.

Terra Lycos fue la única de las cuatro empresas cotizadas del grupo Telefónica que rebajó su fondo de comercio en 2001. A la vez, ha contenido la amortización con un cambio contable que duplica a 10 años el plazo de cancelación.

El fondo de comercio ha supuesto para el BBVA -el tercero que más amortiza- una menor carga en 2001 que en 2000 pese a que ha incluido 123 millones de euros de amortización extraordinaria para dejar a cero el fondo de comercio en Argentina. La crisis argentina, sin embargo, ha aminorado el fondo de comercio de Repsol en YPF, que se ha devaluado en 616 millones, pero que aún suponía 3.422 millones. La crisis turca, asimismo, ha llevado a Inditex a amortizar anticipadamente todo el fondo de comercio de Zara Turquía (7,3 millones).

Crecimientos del 100%

Cinco empresas del Ibex han visto cómo su fondo de comercio crecía más del 100%. Gamesa, por la toma del 40% de su filial eólica; Telefónica Móviles, por sus compras en México; Indra, por el desembolso en Europraxis; Bankinter, por sus inversiones en Ence y Sogecable, y el banco Popular, por su participación en Fortior Holding.

El aumento a cifras récord del fondo de comercio ha disparado la importancia de esta partida para las grandes empresas españolas. Y el Gobierno ha sido sensible a ello. El Ejecutivo ha reformado el tratamiento fiscal del fondo de comercio financiero, aquel que se pone de manifiesto en la consolidación de participaciones compradas en empresas extranjeras. Así, y para las adquisiciones realizadas a partir de 2002, se considera gasto fiscalmente deducible en el impuesto de sociedades el fondo de comercio financiero, con el límite anual máximo de la veinteava parte de su importe en el caso de adquisiciones de participaciones superiores al 5% en empresas extranjeras.