Juicio antimonopolio

Microsoft decide reducir el número de testigos a su favor

Jim Desler, portavoz de la compañía, indicó que sus abogados habían informado a la juez Colleen Kollar-Kotelly de que ocho de los diecisiete testigos que quedaban en su lista no se presentarán a declarar.

"Después de revisar el progreso logrado en nuestro caso y los testigos, los fallos en la argumentación de los estados, Microsoft ha decidido que no llamaremos a los individuos que quedaban en nuestra lista original", anunció Desler.

El año pasado, un juez federal declaró a Microsoft culpable de llevar a cabo actividades de monopolio que perjudicaron no sólo a los consumidores sino también a sus rivales de la industria informática.

En noviembre pasado, la empresa llegó a un acuerdo con el Departamento de Justicia y nueve estados sobre las sanciones que debían aplicársele. Ese pacto tiene como objetivo otorgar a los fabricantes de computadoras mayor libertad para aplicar software que no sea de Microsoft en sus equipos.

Sin embargo, otros nueve estados rechazaron ese acuerdo y pidieron a la juez Kollar-Kotelly endurecer las sanciones contra Microsoft.

Un ejecutivo de la multinacional rechazó hoy las acusaciones de que en la última comparecencia en favor de la compañía ésta hubiera tratado de buscar ventajas injustas para que su sistema Windows fuera incompatible con los programas de empresas rivales.

El vicepresidente de Microsoft, Robert Short, aseguró que el gigante informático ha hecho "considerables esfuerzos" para que su sistema operativo funcione con las aplicaciones fabricadas por la competencia.

"Enfáticamente discrepo con la sugerencia de que deliberadamente Microsoft introduzca (en el mercado) incompatibilidades para impedir que el software de la competencia funcione con nuestros productos", dijo Short en una declaración.