Francia

La destitución del presidente de Canal + agrava la crisis de Vivendi

Jean-Marie Messier, presidente de Vivendi Universal, destituyó ayer de forma fulminante al presidente del grupo Canal+, Pierre Lescure, con lo que se ha agravado la profunda crisis que atraviesa la multinacional. Messier pretende dar con la destitución de Lescure, sustituido ayer mismo por Xavier Couture, ejecutivo hasta ahora de la cadena de televisión gala TF1, un giro radical en la gestión de una filial que aporta pérdidas al balance de Vivendi Universal.

La destitución de ayer es sólo un episodio más en la dura batalla que se ha declarado en el grupo Vivendi.

El primer punto de fricción fueron los resultados. La multinacional francesa anunció el pasado 5 de marzo pérdidas de 13.597 millones de euros en 2001 debido a un recargo excepcional de 12.640 millones de euros vinculados a depreciaciones en el valor de sus filiales. De esta ultima cantidad, 6.000 millones de euros provienen de la pérdida de valor de Canal +.

Los analistas franceses califican el pulso con Lescure, una de la figuras más respetadas en Francia en círculos culturales y financieros, como una lucha personal de Messier por su propia supervivencia como presidente de Vivendi Universal.

De hecho, ayer el diario francés Le Monde informaba de que en el seno del consejo de administración de Vivendi Universal se estaba organizando una corriente de opinión, liderada por Claude Bebear, presidente del consejo de la aseguradora francesa Axa, partidaria de recortar el poder del presidente.

Otro aspecto del conflicto es el profundo descontento de los accionistas por la evolución en Bolsa de la empresa, que sólo este año ha perdido un 37% de su valor bursátil. Ayer las acciones del grupo se revalorizaron un 3,7%.

Los analistas aseguran que la estrategia de Messier de convertir a Vivendi Universal en el primer competidor mundial de la norteamericana AOL Time Warner, no está dando los resultados esperados porque todavía no ha sido capaz de convencer a los grandes inversores de que Vivendi Universal es una empresa de comunicación.

Aunque la fricción más llamativa ha venido de la mano de un nuevo programa de opciones sobre acciones presentado la pasada semana y que conlleva el reparto del 5% del capital entre el equipo directivo. La fuerte reacción en contra del comité ejecutivo del consejo obligó a que el plan se congelara.

Las tensiones larvadas entre el grupo y su filial gala salieron a la luz el pasado viernes, cuando el director general de Canal+, Denis Olivennes, presentó su dimisión por sorpresa al estimar que no contaba con la confianza de Jean-Marie Messier.

Fuerte contestación interna

Pierre Lescure, miembro de equipo fundacional de Canal+ en 1984, quiso dejar claro ayer que no había dimitido, tal y como aseguró Jean-Marie Messier en un comunicado, sino que había sido destituido directamente por el presidente del grupo. Lescure utilizó incluso las propias cámaras de Canal+ para defender, visiblemente emocionado, su posición, dar su versión de lo sucedido y criticar a Messier. La tensión en el seno de la compañía llegó al extremo de que los representantes sindicales de la empresa pidieron a los abonados a la cadena de televisión que cancelasen sus suscripciones. Los trabajadores cortaron la programación prevista y ridiculizaron al propio Jean-Marie Messier en directo. El guionista del popular programa Les Guignols, Bruno Gaccio, llegó a decir que 'Messier dio a la dirección 24 meses para dar la vuelta a la situación financiera de la empresa y la ha despedido en un mes. ¿Cómo vamos a confiar en alguien que no sabe contar hasta 24?', se preguntó. Momentos después, los directores de la cadena lograron hacerse con el control de la emisora y restablecieron la programación habitual.