Interurbano

La huelga de autobuses de Madrid afecta a cientos de miles de usuarios

Cientos de miles de madrileños se quedaron de nuevo ayer sin la posibilidad de trasladarse a sus puestos de trabajo debido a la quinta jornada de huelga de autobuses convocada por los sindicatos CC OO, UGT y USO en demanda de mejoras salariales y de jornada. El problema se ha visto agravado porque los convocantes no han respetado los servicios mínimos establecidos.

La quinta jornada de huelga de los trabajadores del sector del transporte por carretera de la Comunidad de Madrid, en la que tampoco se cumplieron los servicios mínimos establecidos, afectó ayer a cerca de 900.000 usuarios de autobuses interurbanos y complicó el tráfico en la capital.

A las nueve de la mañana el tráfico en Madrid registraba una saturación del 75%, tres puntos por encima de la media de los lunes, a causa de la huelga de autobuses y por el desplazamiento de personalidades que asisten a la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, indicó a Efe el Gabinete de Tráfico del Ayuntamiento de Madrid.

Según informaron a Efe fuentes de la empresa Blas y Cía., dos vecinos de Alcorcón y uno de Móstoles sufrieron cortes a causa de los cristales rotos por el impacto de bolas de metal y de piedras lanzadas desde los márgenes de la carretera de Extremadura (N-V).

Convocadas por los sindicatos CC OO, UGT y USO, cientos de personas (unas 1.500 según fuentes policiales y 8.000 según los organizadores) se manifestaron este mediodía entre la plaza de Cibeles y la Puerta del Sol en defensa de las reivindicaciones laborales de los conductores de autobuses.

Durante la protesta, el responsable de transporte de CC OO, Víctor López, afirmó que no habrá negociación mientras continúen los expedientes a los trabajadores y consideró esencial su retirada para las negociaciones.

López anunció que representantes de los sindicatos convocantes (CC OO, UGT y USO) mantendrán hoy una reunión para determinar si mantienen el paro de forma indefinida a partir del próximo miércoles.

Desde la patronal del transporte por carretera, el portavoz de Asintra, Rafael Barbadillo, hizo un llamamiento a la 'responsabilidad' para desconvocar la huelga indefinida y echó en falta la intervención de la Administración regional para hacer cumplir los servicios mínimos.

Nueva negociación

Barbadillo confirmó que el seguimiento de la huelga convocada por los sindicatos USO, UGT y CC OO fue del 100% en el transporte regular interurbano de corto recorrido, donde, durante la pasada noche, se produjo además la rotura de más de un centenar de lunas, la mitad de ellas a autobuses de la empresa Carlos de Blas.

Por su parte, el transporte discrecional turístico y escolar 'funciona con normalidad', excepto las rutas de Madrid Visión, mientras que en el transporte regular de larga distancia 'se han cumplido los servicios mínimos'.

El portavoz de Asintra reiteró la disposición de la patronal a negociar con los sindicatos todo aquello 'que sea razonable', entre lo que, puntualizó, no tiene cabida la reducción de la jornada laboral de 40 a 35 horas.

Sobre la necesidad de que la Comunidad de Madrid medie en el conflicto, Barbadillo manifestó que 'si nos llama [la comunidad], acudiremos', aunque apostó por el diálogo entre sindicatos y patronal, lo que, dijo, 'sería ideal y una muestra de madurez para ellos y para nosotros', aunque sí aseguró echar en falta la intervención de la Administración en hacer cumplir los servicios mínimos, por ser 'quien los decreta y los ordena'.

A 48 horas de que comience la huelga indefinida convocada por las centrales sindicales, el portavoz de Asintra confirmó, no obstante, que, 'a día de hoy [por ayer], no hay ninguna reunión prevista, y los 800 expedientes disciplinarios' abiertos por las empresas por el incumplimiento de los servicios mínimos 'siguen su curso', al tiempo que recordó que podrían acarrear sanciones.

Una escolar, herida por una bola de acero cuando viajaba en el autocar

Una niña de once años ha necesitado varios puntos de sutura en su cabeza ser golpeada por una bola de acero que, al parecer, fue lanzada con un tirachinas, contra una luna de cristal del autobús escolar en el que viajaba, cuando se encontraba circulando a la altura en el kilómetro 18 de la carretera de Toledo, en Fuenlabrada. Según informaron fuentes de la Delegación del Gobierno, un piquete de la huelga de transportes lanzó desde un turismo en marcha una la bola contra el autacar, que viajaba repleto de niños.