Reformas

Telefónica Móviles pide cambios en la ley alemana para fusionar su filial

El presidente de Telefónica Móviles mostró ayer la total disposición de la compañía para participar en el proceso de fusiones en Alemania, pero para ello, según dijo, tendrá que haber cambios en la regulación de este país. A pesar de la crisis, Luis Lada mantiene intactas sus esperanzas en el UMTS, que aumentará notablemente el consumo de telefonía móvil, pero no así el número de clientes. Serán Brasil y México los motores del crecimiento en usuarios, con la vista puesta en duplicar hasta 60 millones sus clientes en el mundo para 2005.

Luis Lada, presidente de Telefónica Móviles, no ha perdido ni un ápice de confianza en el futuro de la tecnología móvil de tercera generación UMTS, cuyo éxito 'repetirá' el conseguido por su predecesora, la GSM. La crisis no ha variado esta percepción, pero Lada sí reconoció ayer en la rueda de prensa previa a la junta de accionistas de hoy que ha afectado al escenario del sector en Europa.

Uno de los puntos más candentes es Alemania, donde seis operadoras de móviles se gastaron 50.519 millones de euros en otras tantas licencias de UMTS. Hoy, casi dos años después de la subasta germana, la mayor preocupación de las ganadoras no es tanto acelerar el desarrollo de la nueva tecnología sino llegar cuanto antes a la rentabilidad. Y para ello necesitan fusionarse entre ellas.

'Estamos abiertos a participar en el proceso de fusiones en Alemania' a través de la filial en este país, Quam, 'pero para ello tiene que haber cambios en la regulación primero', explicó Lada.

El primer paso de la concentración se ha dado en las infraestructuras. 'Nosotros ya dijimos que sólo vemos sitio para tres redes en Alemania y nos hemos puesto de acuerdo con KPN para compartir la nuestra'. El segundo estadio será compartir el negocio. El problema está en la regulación germana, que obliga a la hipotética resultante de la fusión de dos operadoras celulares a devolver el espectro de una de las dos licencias. En este caso, el Gobierno tendría derecho a volver a subastar ese espacio radioeléctrico, con lo que el número de competidores en el mercado volvería a ser el mismo.

Lada abogó por una regulación, en la línea que trabaja la Comisión Europea, que permita a las operadoras ser las dueñas del espectro adjudicado y comerciar con él como con cualquier otro activo, a semejanza de Japón y Australia.

Telefónica Móviles no es la primera compañía con licencia en Alemania que pide cambios en la ley. El presidente de France Télécom, Michel Bon, también está luchando por ello, para intentar mejorar con una fusión la desesperada situación de su participada en este país, Mobilcom. Y es que, de las seis licenciatarias, sólo dos tienen un claro futuro en solitario, Vodafone y Deutsche Telekom. Las cuatro restantes, Telefónica Móviles a través de Quam, MMO2, E-Plus (KPN) y Mobilcom, parecen más que dispuestas a aliviar el peso financiero de la actividad en Alemania con fusiones entre ellas.

Elecciones

A pesar de las peticiones acuciantes, Lada considera que no habrá cambios en la regulación alemana hasta que, en septiembre próximo, se celebren las elecciones.

Pero el proceso de consolidación no se dará sólo en Alemania. La Unión Europea no será competitiva en telefonía móvil, a juicio de Lada, hasta que las 60 operadoras que existen ahora se concentren hasta 'poder contarse con los dedos de una mano'.

Telefónica Móviles cuenta con el desarrollo del UMTS para que el consumo de telefonía móvil se incremente, pero será la tecnología tradicional la que traiga el crecimiento de clientes en los países con menor penetración entre los que opera. La meta de la compañía es duplicar su base de usuarios hasta 60 millones en 2005 y la mayor contribución procederá de Brasil y México. España aumentará hasta 20 millones, desde los 16,8 millones de 2001, mientras que Europa y la cuenca mediterránea sumarán cinco millones para esa fecha. El resto, 35 millones de clientes, procederá, según las previsiones, de Latinoamérica.

En Brasil, la expansión vendrá de la alianza con Portugal Telecom. En México, el objetivo es consolidar la compra de Pegaso y comenzar los planes de desarrollo, con la intención de lograr la rentabilidad operativa en este país a finales de 2003. Hasta Argentina presentará, aseguró Lada, potencial de crecimiento cuando termine la crisis, ya que 'provocará una menor competencia' con la desaparición de rivales. La estrategia de Telefónica Móviles, por tanto, sigue centrada en el crecimiento; así que Lada descartó que la compañía que preside vaya a pagar dividendo a medio plazo.

La remuneración al accionista no será tema de debate en la junta de hoy, pero sí lo será la reelección o no de Andersen como auditor. La decisión se tomará en el consejo de administración previo a la asamblea, aunque todo apunta a que no habrá novedades. Los planes de integración con Deloitte & Touche, anunciados hace sólo tres días, hacen que se den 'suficientes garantías para que la situación se quede como está'.