Beirut

La delegación Palestina da por terminda la Cumbre Árabe

La cumbre árabe de Beirut comenzó sin la presencia del líder palestino, Yaser Arafat, entre otras, lo que hacía dudar del apoyo global del mundo árabe a la iniciativa saudí de paz para Oriente Medio.

Otros importantes líderes que han excusado su presencia en Beirut en el último momento han sido el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, y el rey Abdalá II de Jordania.

Menos de la mitad de los 22 jefes de Estado de la Liga Arabe han acudido a la ceremonia de apertura de la cumbre de la capital libanesa, de la que se espera marque el inicio del camino hacia la solución del conflicto bélico más largo de la historia moderna.

El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Yaser Arafat, informó de que no iría a Beirut y permanecería "junto a su pueblo para hacer frente a la agresión israelí", horas después de que el Gobierno de Israel anunciara que no le permitiría viajar.

El líder palestino, que tiene previsto dirigirse a la cumbre por vídeo-conferencia vía satélite, consideró "humillantes" las condiciones israelíes para permitirle trasladarse a la capital libanesa desde su sede de Ramala, donde se halla confinado por Israel desde hace más de tres meses.

Ni siquiera han surtido efecto las presiones de Estados Unidos y la Unión Europea "sin precedentes hasta hoy", según el alto representante de Política Exterior y de Defensa de la UE, Javier Solana, para conseguir que Arafat estuviera en Beirut.

Los líderes, o sus representantes, de las naciones árabes, intentarán entre hoy y mañana acordar una postura común sobre una propuesta saudí, que ofrece la normalización de relaciones con Israel a cambio de su retirada total de los territorios ocupados en la guerra de 1967, incluido Jerusalén Oriental.

Mubarak no asistirá, según la presidencia egipcia, por "asuntos internos" de su país, pero comentaristas políticos en Beirut adujeron "divergencias interárabes" como la razón principal de su ausencia.

Tampoco estuvieron presentes el presidente iraquí, Sadam Husein, y el líder libio, Muamar Gadafi, ambos críticos de la iniciativa saudí de paz para Oriente Medio.

Sadam Husein, que no ha abandonado Irak desde su derrota en la Guerra del Golfo de 1991, ha enviado a la capital libanesa a su vicepresidente, Izzat Ibrahim.

Gadafi, insistió, por su parte, en que no estaría en Beirut porque el resto de sus colegas árabes no habían tomado en consideración su propia propuesta para resolver el conflicto de Oriente Medio.

Fuentes independientes apuntaron que el líder libio ha sido amenazado por radicales chiítas libaneses, que le culpan de la desaparición en 1978 del líder espiritual del grupo Amal, Musa Sadr.

Otros dirigentes que no han venido a la capital libanesa son el Emir de Katar, Hamad Bin Jalifa al Thani, presidente de turno de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), ni los jefes de Estado de Kuwait, Omán, Mauritania y Emiratos Arabes Unidos (EAU).

Tampoco asiste el rey Fahd, de la poderosa Arabia Saudí, pero estará representado por el príncipe heredero, Abdulá Ben Abdel Aziz, de hecho el gobernante del reino y autor de la propuesta de paz para Oriente Medio, que busca refrendar en la cumbre.

Las esperanzas internacionales despertadas por esta cumbre quedan reflejadas por la presencia del secretario general de la ONU, Kofi Annan, el presidente del Gobierno español y presidente de turno de la Unión Europea, José María Aznar, y el presidente de la Organización de Países Francófonos, Butros Gali.

La presencia española

La presencia de Aznar en Beirut demuestra el apoyo de la UE, en general, y de España, en particular, al proceso de paz de Oriente Medio, "en momentos en que hay cosas que se mueven", señalaron fuentes diplomáticas españolas

"El horizonte de la paz es el plan saudí, y el paso a paso lo representan el Informe Mitchel y el Plan Tennet" para acordar una tregua y restaurar la confianza entre palestinos e israelíes", añadieron las fuentes.

La intervención de Aznar en la cita de Beirut representa la primera ocasión en la que el jefe de un gobierno occidental toma la palabra en una cumbre de líderes de países árabes.

Un atentado suicida en Netania causa decenas de heridos

Un suicida palestino activó una carga explosiva que llevaba atada a su cuerpo en el comedor del hotel Park de la ciudad de Netania, causando numerosas víctimas entre las personas que celebraban la primera cena ritual de la Pascua judía (Pésaj). Fuentes policiales y testigos indicaron que vieron al suicida entrar en el vestíbulo del hotel y dirigirse hacia el comedor cuando comenzaba la ceremonia. Según fuentes médicas, hay muertos entre las víctimas, aunque no se ha informado aún cuál es su número ni el de los heridos, entre los que hay varios de carácter grave.