Presupuesto

La desviación en los gastos del Estado creció un 39,6% en 2001, hasta 5.674 millones

Las modificaciones de crédito (desviaciones de gasto sobre lo presupuestado inicialmente) del Estado ascendieron en 2001 a 5.674,15 millones de euros (944.100 millones de pesetas), lo que supone 267.900 millones de pesetas más sobre las del año 2000 (4.064 millones de euros).

Este espectacular crecimiento (39,6% sobre las del año anterior) se debe, en parte, según la secretaria de Estado de Presupuestos, Elvira Rodríguez, al ajuste en las cuentas públicas por el nuevo modelo de financiación autonómica. De hecho, de los 5.674 millones de euros de desviación al alza del gasto, 2.726 millones de euros (453.600 millones de pesetas) proceden de mayores transferencias corrientes. De esta tarta, sólo la liquidación definitiva del Insalud del año 2000 se lleva 489,2 millones de euros.

Otros 396,6 millones de euros fueron destinados a indemnizar a los afectados por el síndrome tóxico. Otra parte importante de las desviaciones de gasto (1.373,9 millones) fueron a amortización anticipada de la deuda, aprovechando el recorte de tipos de interés a lo largo del año.

Rodríguez, que compareció ayer en el Congreso, presentó los resultados de la ejecución presupuestaria de 2001. El déficit de caja -diferencia entre ingresos y gastos computados en el momento del pago o el cobro- del Estado aumentó un 15,7% en 2001, hasta 2.884,3 millones de euros, aunque en términos de PIB se mantuvo en el 0,4%.

El aumento del déficit de caja del Estado se debió, por un lado, a que en el pasado año no existió el llamado 'periodo de ampliación', por lo que se concentraron en diciembre pagos que normalmente se computan al mes siguiente (enero), en otro ejercicio.

Por otro lado, las cuentas del Estado se vieron afectadas por la desaceleración económica. Los ingresos crecieron sólo un 5,5%. La recaudación por impuestos directos aumentó un 8,3%, destacando la del IRPF, que creció el 13,4%. Los ingresos por tributos indirectos, ligados al menor consumo, aumentaron sólo un 3,7% (el IVA, el 3,8%). Mientras tanto, los gastos lo hicieron al 5,7% sobre 2000.