Elecciones en la CEOE

Cuevas afirma que la política fiscal no beneficia a las empresas

José María Cuevas fue ayer reelegido por sexta vez consecutiva presidente de la CEOE con el respaldo del 97% de los delegados de la patronal. En su discurso ante los empresarios y en presencia del ministro de Economía, Cuevas lanzó varias críticas a la política fiscal del Gobierno, al entender que ha perjudicado la competitividad de las empresas y no ha conseguido rebajar los costes de los empresarios.

Con 66 años ya cumplidos, José María Cuevas, lejos de jubilarse, fue ayer reelegido como presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). Cuevas inauguró su sexto mandato -cuando lo culmine habrá cumplido 22 años en el cargo- con una exhaustiva intervención en la que incluyó una mezcla de elogios y reproches al Gobierno del PP.

Ante los empresarios que acababan de proclamarle presidente y otros destacados invitados, como los ministros de Economía, Rodrigo Rato; de Trabajo, Juan Carlos Aparicio, y de los líderes sindicales José María Fidalgo (CC OO) y Cándido Méndez (UGT), el líder de los empresarios admitió que sería 'mezquino' no reconocer la 'magnífica labor' del Gobierno en materia socioeconómica.

No obstante, dicho esto, comenzaron los jarros de agua fría. Según se desprende de sus manifestaciones de ayer, Cuevas entiende que la política económica del Gobierno no beneficia lo suficiente a las empresas. 'Es cierto', dijo, 'que se han bajado los impuestos directos, pero no lo es menos que una parte de esa reducción ha sido compensada por la subida de impuestos indirectos', algo que calificó como inflacionista y aseguró que perjudica la competitividad de las empresas.

MÁS INFORMACIÓN

Además, consideró que la merma de ingresos provocada por la rebaja fiscal ha impedido que disminuyan los costes de los empresarios. 'Es cierto que se han equilibrado las finanzas de la Seguridad Social, pero no lo es menos que casit todo el superávit se destina a sufragar el déficit presupuestario y no a reducir cotizaciones'.

Asimismo admitió que se ha promovido la presencia exterior de las empresas españolas, 'pero también lo es que se han impedido u obstaculizado planes societarios para adquirir tamaño y competencia internacional'.

Criticó también que el Ejecutivo no haya adelgazado lo suficiente el sector público en materia de trabajadores y sus retribuciones; y arremetió contra los Gobiernos autonómicos por generar déficit y crear empresas públicas, al mismo tiempo que el Ejecutivo central elimina su déficit crónico y privatiza sus entidades. En este sentido, volvió a mostrar su preocupación por el riesgo de segmentación del mercado único por parte de las comunidades autónomas y se mostró contrario a cualquier cambio en la Constitución para ampliar las competencias autonómicas.

Cuevas contó con un respaldo casi absoluto (473 votos a favor, ninguno en contra y 11 en blanco). Ni la junta directiva ni el comité ejecutivo registraron cambios significativos, salvo la salida de José Manuel Fernández Norniella, que abandonó tras finalizar el acuerdo entre las Cámaras de Comercio y la CEOE.

Cruce de acusaciones con Rato por el control del IPC

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, apoyó también ayer a José María Cuevas con su presencia y una elogiosa intervención de clausura. Sin embargo, se permitió la licencia de pedir a los empresarios 'que tengan en cuenta que si suben los precios porque están en un buen momento de demanda, esto luego tendrá consecuencias en otros campos de la economía'. Cuevas estuvo al quite de esta acusación y recomendó a Rato que a la hora de culpar de las tensiones inflacionistas mire 'hacia el sector que él gobierna, que es el de los impuestos indirectos' y que, a juicio del líder patronal, son los que generan inflación.