Inmobiliario

El precio de la vivienda registró un aumento del 15,4% el año pasado

El efecto euro sobre el mercado inmobiliario se materializó en el último trimestre de 2001 con un ligero repunte de los precios de la vivienda (del 15,1%), lo que situó el incremento medio anual en el 15,4%, pulverizando así todos los pronósticos de los expertos, que a comienzos de año auguraron el fin del boom, tanto en lo referido a precios como en la producción de nuevas casas.

Con esta nueva subida, comprar una vivienda es ahora un 50% más caro que a comienzos de 1998.

Un año más, la realidad ha superado todos los estudios e informes previos que vaticinaron a comienzos de este año que 2001 sería el ejercicio del fin del boom inmobiliario, tanto en materia de precios como de producción de viviendas.

El ejercicio comenzó, para sorpresa de todos, con un repunte del 16% en los costes de la vivienda nueva, para ir remitiendo después, aunque muy lentamente, en el segundo trimestre hasta un incremento del 15,5%, un 15% en el tercero y, de nuevo, una ligera recuperación en el último trimestre del 15,1%, según las cifras oficiales difundidas por el Ministerio de Fomento.

Así, el precio medio del metro cuadrado de la vivienda libre correspondiente al último trimestre de 2001 fue de 1.096,16 euros (182.386 pesetas), frente a los 952,60 euros (158.500 pesetas) del último trimestre de 2000.

Según la información de Fomento, los datos con los que se han elaborado estas estadísticas proceden de las operaciones que realizan las sociedades de tasación. El número de tasaciones recibidas fue de 131.768, un 22,1% más que en el cuarto trimestre del año anterior, destacando sobre todo el incremento registrado por las tasaciones de viviendas con más de un año de antigüedad. Además, en términos constantes, descontado el efecto de la inflación, se deduce que el crecimiento del precio de la vivienda fue del 12,3%.

Como viene siendo ya habitual, el comportamiento de los precios ha registrado movimientos muy dispares según las comunidades autónomas que se tomen como muestra. Destaca en primer lugar el aumento protagonizado por los precios inmobiliarios en la Comunidad de Madrid, que fue en el último trimestre de 2001 del 20,6%, superando ya con amplio margen a los dos archipiélagos, que fueron las regiones que se distinguieron en los dos últimos años por sumar incrementos superiores al 20%. En ambas comunidades autónomas el tirón del turismo ha explicado en buena medida esas alzas. Por este motivo, al ser ahora dos de las comunidades donde la tendencia alcista parece haber tocado techo, los expertos interpretan que el mercado de la segunda residencia será el primero en acusar la anunciada desaceleración. Aun así, Baleares finalizó el año con un encarecimiento del 17,5%, y Canarias, con un alza del 11,9%.

En términos absolutos, los precios más caros por metro cuadrado de vivienda nueva construida se pagan en Madrid con 1.713,49 euros (285.100 pesetas), seguidos de los precios del País Vasco, con 1.711,08 euros (284.700 pesetas), y Baleares, con 1.455,65 euros (242.200 pesetas).

Por el contrario, las regiones con crecimientos menos acusados fueron Galicia, con un 6,8%, Extremadura, con el 8,8%, y Castilla y León, con el 8,9%.

En este contexto, el director general de la Vivienda, Fernando Nasarre, descartó ayer en unas jornadas organizadas por los promotores de Madrid que la actividad inmobiliaria esté entrando en una crisis, ya que, en su opinión, 'se mantiene en niveles más que aceptables', teniendo en cuenta los últimos datos aportados al departamento que dirige Francisco Álvarez-Cascos por parte de las asociaciones profesionales del sector. Fomento se desmarca de esta manera de otros análisis realizados por los expertos, que prevén para este ejercicio una sensible desaceleración en la producción de nuevas viviendas y la evolución de los precios.

Nuevos incentivos a los pisos en alquiler

La Cámara de la Propiedad Urbana de Barcelona hizo público ayer un comunicado en el que solicita un mejor trato fiscal para aquellas personas que decidan explotar un inmueble en régimen de alquiler para obtener un complemento a su renta. Según un estudio de la entidad, en España el 78% de los pisos son de propiedad y sólo el 22% es de alquiler, el desequilibrio mayor de la UE. Por ello, la Cámara reclama una serie de medidas fiscales, como la reducción del 50% de los rendimientos netos obtenidos por la cesión de viviendas en arrendamiento o la deducción en el mismo impuesto de la totalidad de los intereses de los capitales ajenos invertidos en la adquisición o mejora de los inmuebles, informa Jordi Sacristán. Por otro lado, el consejero delegado de Inmobiliaria Colonial, Joan Josep Brugera, explicó que los promotores están negociando con Hacienda incentivos fiscales para 'que nos salgan los números cuando decidamos promover vivienda en alquiler, ya que ahora no salen'.