Inversión y ahorro

El ahorro gestionado por el seguro de vida creció un 15% durante 2001

El ahorro gestionado por el seguro de vida ascendió el año pasado a 89.523,76 millones de euros (14,89 billones de pesetas), lo que supone un incremento del 15,04% frente al ejercicio anterior, según datos de ICEA facilitados hoy por la Agrupación de Vida de Pensiones de Unespa.

Para el sector, este incremento valida la fórmula del seguro de vida como instrumento de inversión y ahorro, si se compara con el repunte del 8% experimentado por los depósitos, del 10% en la inversión directa en bolsa o del 3% en fondos.

Sin embargo, su expansión estuvo muy condicionada por la instrumentación de compromisos por pensiones por parte de las empresas para sus empleados y en la contratación de seguros con plazos distintos a la jubilación, cuyo ahorro crece un 40,56 y 22,67% en el periodo.

En concreto, el obligatorio proceso de exteriorización de los compromisos por pensiones aportó 7.212,14 millones de euros (1,2 billones de pesetas) de los casi 12.020,24 millones de euros (2 billones de pesetas) que creció el volumen total de ahorro.

En contraste, el ahorro en 'unit linked' (seguros vinculados a fondos de inversiones) apenas aumentó un 3,95 por ciento, tras registrar una disminución del 60 por ciento en la contratación por primas, lo que Unespa explica como un comportamiento coyuntural influído por la negativa marcha de los mercados de capitales en los que invierten este tipo de productos.

En este contexto de volatilidad de los mercados, los seguros que, en contraste con los 'unit linked', sí garantizan la percepción de una rentabilidad experimentaron un incremento de su patrimonio de clientes próximo al 18%. De cada 100 pesetas de ahorro, 82 estaban en seguros con garantía de tipos (de rentabilidad) y 18 en 'unit linked'

Frente al impulso de los seguros colectivos realizados por las empresas, los contratados de manera individual por personas para contar con una percepción complementaria a su jubilación vieron descender el ahorro gestionado en un 1,63 por ciento, hasta los 27.618,58 millones de euros. Al cierre de 2001, el ahorro se repartía en un 60 por ciento en seguros individuales de jubilación y de otros plazos y un 40 por ciento correspondía a seguros colectivos.

Reclaman incentivos en la reforma del IRPF

Para el presidente de Unespa, Alvaro Muñoz, la debilidad de este tipo de seguro revela la necesidad de una política que incentive su contratación y cree que debería resolverse en la nueva reforma del IRPF que prepara el Gobierno. Muñoz se quejó de que la normativa actual es "monoproducto" y que favorece especialmente a los planes de pensiones frente a otras fórmulas de ahorro-previsión social.

En opinión de presidente de Unespa, el seguro de vida es el instrumento que mejor complementaría las pensiones públicas ya que garantiza el capital aportado, una rentabilidad y coberturas propias del seguro.

Para motivar la contratación del seguro, la patronal reclama una fiscalidad "neutral" que no condicione la elección del instrumento en función de ventajas tributarias, es decir, que equipare la fiscalidad entre los planes de pensiones y el seguro de vida.