Cambios en el SCH

La relevancia de América Latina en el nuevo organigrama

La decisión de Emilio Botín de hacer depender directamente de él a Francisco Luzón, director general de la división latinoamericana, y de auparle a la comisión ejecutiva constituye un espaldarazo claro a la labor de Luzón.

Además, Botín no deja lugar a dudas sobre la apuesta latinoamericana del grupo, en un momento en el que la crisis argentina ha hecho plantearse a algunos lo acertado de las inversiones de los bancos en aquel continente.

Así, en principio, la comisión ejecutiva pasa a estar formada por Emilio Botín, como presidente, Alfredo Sáenz, Francisco Luzón, Matías Rodríguez Inciarte, Fernando de Asúa Álvarez, Ana Patricia Botín-Sanz de Sautuola y O'Shea, Rodrigo Echenique y Gordillo y Antonio Escámez.

Los sindicatos temen que la entrada de Alfredo Sáenz y el reforzamiento de Francisco Luzón impliquen un empeoramiento de las condiciones laborales en el grupo y un adelgazamiento aún mayor de la plantilla.

Los sindicatos ya mantenían un conflicto con Sáenz por la no homologación de las condiciones laborales de los empleados de Banesto con los del Santander Central Hispano y con Francisco Luzón, por el plan de prejubilaciones puesto en marcha en Banespa, al cual se apuntaron más de 8.000 trabajadores. Desde 1999, el año de la fusión, la plantilla se ha reducido en más de 18.000 personas.