Automoción

El sector del automóvil augura subidas de precios con el nuevo sistema de venta

El presidente de Renault advirtió que los precios tenderán a subir con el nuevo sistema, una opinión que comparten las asociaciones de fabricantes, concesionarios e importadores. Una equiparación de precios netos en Europa perjudicaría al comprador español.

En contra de lo que se propone como objetivo, la Comisión Europea podría provocar un ajuste al alza de los precios de los automóviles en Europa. Así lo advirtieron ayer distintos portavoces de la industria del automóvil, entre ellos el presidente de Renault, Louis Schweitzer, que también dirige la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA), uno de los lobbies más activos contra la reforma en Bruselas.

Schweitzer declaró a la prensa en París que el proyecto del comisario de la competencia, Mario Monti, no tendrá como consecuencia una bajada del precio de los coches, sino una subida, en especial en los segmentos más bajos. Según el máximo ejecutivo de Renault, existe una presión para equiparar los precios antes de impuestos en Europa, lo que haría subirlos en los países donde están más bajos, hasta alcanzar los del mercado de referencia, en su caso, Francia.

La Comisión Europea presentó el pasado martes un plan que significa, para los fabricantes, la pérdida parcial del control de su red de concesionarios. El plan elimina toda restricción geográfica a la venta de coches, facilita la oferta de varias marcas en el mismo concesionario y suprime la protección ante competidores en el área de referencia. ACEA señaló en un comunicado que el plan contiene 'un número de disposiciones que parecen inapropiadas, que van demasiado lejos o son contrarias al propósito inicial'.

Bruselas se apoya, para llevar a cabo la reforma, en un estudio que detectó fuertes disparidades de precios netos en los diferentes países de la Unión, de hasta el 51% para ciertos modelos de Opel.

Los fabricantes creen que las diferencias de precios netos no son tan relevantes como los precios finales debido a la que la fiscalidad del automóvil es muy dispar. Mientras en Francia, Alemania o el Reino Unido no existe ningún impuesto además del IVA, al tipo general, en otros países existe un tributo específico adicional. En España se aplica el de matriculación, entre el 7% y el 12% del precio, y en países como Dinamarca, Holanda o Grecia llega a gravarse entre el 50% y el 100% adicional. El presidente de Renault se preguntaba ayer en voz alta cómo los consumidores no se quejan de esta fiscalidad en España.

Fuentes de la asociación española de fabricantes Anfac destacan que una homogeneización de los precios netos en Europa supondría subidas en países como España, donde existe una fiscalidad más desfavorable y los fabricantes operan con márgenes de beneficio muy estrechos, próximos al 1%. 'Dada la baja rentabilidad de la industria europea, subir precios es lo que se debería hacer, pero hay tanta competencia que no sé si se podrá', opina Luis Valero, director general de Anfac.

También teme tensiones en los precios la federación de concesionarios Faconauto. Según su secretario general, Blas Vives, 'habrá una subida de precios tanto en la venta como en la posventa'. De acuerdo con su pronóstico, la reforma hará desaparecer a miles de pequeñas y medianas empresas vendedoras de coches, al propiciarse una concentración de la oferta en torno a grandes grupos capaces de operar en varios países a la vez.

En el mismo sentido, el presidente de la asociación de importadores Aniacam, Germán López Madrid, declaró que 'no está nada claro que con este proceso se puedan abaratar los coches' y subrayó que, en cualquier caso, 'es un error vincular la satisfacción del cliente exclusivamente con el precio'.

Organizaciones de usuarios, sin embargo, se pronunciaron en términos muy distintos sobre la propuesta de Bruselas. Según el presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, la norma aumentará la competencia y la posibilidad de elección por parte de los clientes. Para Antonio Lucas, portavoz del Comisariado Europeo del Automóvil (CEA), el cambio es beneficioso para el comprador, porque facilita la comparación de precios, si bien quedan dudas sobre las garantías del servicio posventa.

El reglamento presentado por Monti, y todavía objeto de consultas, autoriza a los concesionarios a subcontratar el servicio posventa, un aspecto que critican las empresas y que debe incluir garantías, según los consumidores.

Seat lidera el mercado en enero y las marcas de lujo siguen creciendo

Como en el último trimestre del año pasado, las marcas de berlinas de lujo fueron las que más crecieron en el mercado español el pasado mes de enero, según los datos de matriculaciones que recopila la asociación de fabricantes Anfac. Las ventas totales de coches crecieron en enero un 4,5%, hasta 96.705 turismos matriculados. El primer mes del año devolvió a Seat el liderazgo por marcas, tras un año 2001 en que la filial española de Volkswagen había caído un 5,5%. En enero, Seat creció un 11,9% al vender 11.996 unidades, la cifra más alta registrada por la empresa en ese mes desde el año 1979. Le siguieron en ventas Renault, con 11.099 coches y un crecimiento del 10,2%; Citroën y Peugeot, con más de 10.000 coches vendidos cada uno y un crecimiento conjunto del 2%; y Ford, con 9.236 y un aumento del 14,5%. Las marcas con mayor crecimiento fueron Audi, un 43,9%; BMW, un 21,4%, y Mercedes, un 19,8%. El año pasado estas firmas ya habían registrado aumentos de dos dígitos frente al 4% de media del sector. Tanto los fabricantes como los concesionarios niegan que exista relación significativa entre estos aumentos y la afloración de dinero negro por la llegada del euro. De las grandes marcas, en enero perdieron ventas Citroën, un 8,7%, Opel, un 11,7%, y Nissan, casi un 30%. De los vehículos de importación, los japoneses cedieron cuota de mercado, siguiendo la tendencia del año pasado, a pesar del tirón de Toyota, que creció un 22,9%. Los coreanos crecieron un 11,8% gracias a los buenos datos de Hyundai y Kia. Por modelos, el Citroën Xsara, que ya terminó el año pasado como coche más vendido, se mantuvo líder en enero, con 6.974 unidades. A continuación se situó el Seat Ibiza, con 6.532 unidades, un dato sorprendente si se tiene en cuenta que este modelo está llamado a desaparecer y será sustituido por otro modelo en la próxima primavera. El Renault Mégane, con 5.294 matriculados en enero; el Ford Focus, con 5.225, y el Peugeot 206, con 5.109, se sitúan también entre los cinco modelos más vendidos durante el primer mes del ejercicio.

El beneficio de Daimler se redujo un 79% el pasado año

El grupo germano-estadounidense DaimlerChrysler alcanzó el pasado ejercicio un beneficio neto después de extraordinarios de 700 millones de euros (116.470 millones de pesetas), un 79% menos que en el ejercicio anterior, según informó la compañía. El beneficio operativo después de efectos extraordinarios ascendió a 1.300 millones de euros, un 75% menos que en 2000, dijo el consorcio, que explicó este deterioro de los resultados en la negativa situación del mercado en Norteamérica, así como en la debilidad de la coyuntura económica mundial. DaimlerChrysler, fabricante de Mercedes y Chrysler, entre otras marcas, perdió un 5,8% de facturación, hasta los 162.384 millones de euros. El grupo germano-estadounidense ha propuesto el pago de un dividendo para sus accionistas de un euro, menos de lo esperado y muy por debajo de los 2,35 euros que se pagaron el pasado año. Para el actual ejercicio, DaimlerChrysler afirmó que espera obtener un beneficio operativo de entre 5.500 y 6.500 millones de euros. Las acciones del consorcio automovilístico reaccionaron a la baja en la Bolsa de Francfort, donde perdían un 4,5%, hasta los 42,81 euros.