Perfil de Duisenberg

Willen Frederik Duisenberg comienza la presidencia del Banco Central Europeo la noche del 3 de mayo de 1998. Los líderes comunitarios necesitaron once horas de discusiones para ponerse de acuerdo y encumbrarle a lo más alto de la sede de Francfort del BCE. Francia había presentado un candidato más político, Jean-Claude Trichet, desafiando al candidato preferente que desde el verano de 1997 estaba al frente del Instituto Monetario Europeo (IME).

Actualmente Duisenberg no ha logrado que la inflación de la eurozona se mantenga bajo el tope del 2% que establece el BCE, ya que los precios crecieron el pasado mes un 2,5%, incremento que el banco achacó más a factores extraordinarios como el duro invierno que al inicio de la circulación del euro.

Sin embargo, la entidad cree que el actual repunte de los precios es transitorio y que la inflación tenderá a colocarse por debajo de la barrera establecida por la entidad a lo largo del año.

En los más de tres años al frente del banco europeo Duisenberg ha tenido que asumir el trabajo de impusar al recién estrenado BCE, heredero de Instituto Monetario Europeo (IME), lanzar los billetes y monedas de euro en enero de este año.

El banquero holandés puede estar satisfecho del trabajo realizado para lanzar la moneda única, ya que la introducción del nuevo efectivo se ha considerado un éxito.

Sin embargo, durante su mandato ha tenido también que lidiar con un euro extraordinariamente débil frente al dólar. La divisa ha perdido un 26% de su valor frente al billete verde desde su introducción.

El banco europeo y su presidente han sido también criticados por su excesiva pasividad y lentitud a la hora de bajar los tipos de interés para reactivar el crecimiento económico, especialmente durante la difícil situación económica vivida el pasado año.

En 2001, el BCE bajó las tasas en sólo cuatro ocasiones, frente a las once en que las redujo la Reserva Federal de EEUU.

Las comunicaciones y en la forma de trasladar al público sus decisiones es donde el banco ha recibido más varapalos, lo que le ha restado credibilidad en los mercados financieros.

Una de las decisiones más criticadas fue la bajada de las tasas el 10 de mayo de 2001, cuando el banco recortó los tipos de interés en un cuarto de punto, hasta el 4,5%, pese a que la inflación en el área alcanzaba el 3,4%, escudándose en una distorsión estadística sobre la evolución de la masa monetaria.

Duisenberg nació el 9 de julio de 1935 en Heerenveen (Holanda). Doctor en Economía por la Universidad de Groningen, comenzó a trabajar con 30 años en el FMI, en Washington. Regresó a Holanda cuatro años más tarde para trabajar en el Nederlandsche Bank y dar clases de Macroeconomía en la Universidad de Ámsterdam.

En 1973, el socialdemócrata Joop de Uyl le encarga la cartera de Finanzas. De esta forma llegó al ministerio siendo keynesiano y acabó defendiendo el monetarismo. El superávit presupuestario holandés acabó en déficit al concluir su mandato.

En 1977 pasó a dirigir el Banco Internacional de Pagos en Basilea y de 1982 a 1997 fue gobernador del Banco de Holanda.