Cuevas formaliza su candidatura a la reelección ante la falta de relevo

El líder de los empresarios se ha manifestado, una vez más, incombustible. El presidente de la patronal CEOE, José María Cuevas, anunció ayer formalmente, ante la junta directiva de esta organización, que volverá a presentarse a la reelección el próximo 28 de febrero. La falta de un claro relevo y la insistencia de los empresarios han hecho que Cuevas decida afrontar su sexto mandato.

Las voces que desde hace tiempo aseguraban que el único relevo de Cuevas era Cuevas no estaban equivocadas. Lejos de jubilarse, a punto de cumplir 67 años a finales de junio, el presidente de la CEOE ha decidido presentarse a la reelección. Ayer formalizó su candidatura ante la junta directiva de la patronal, órgano que también acordó la fecha en la que se celebrará la asamblea general electoral en la que se elegirá el presidente y la nueva junta, será el próximo 28 de febrero.

Todo apunta a que Cuevas, que llegó en 1984 a la sede patronal de Diego de León, 50, tampoco tendrá rival en estas elecciones. Afrontará así su sexto mandato al frente de la patronal. Ello le convertirá en uno de los españoles que ha ocupado un cargo público durante más años desde la llegada de la democracia, después de los presidentes autonómicos Jordi Pujol, Juan Carlos Rodríguez Ibarra y José Bono, quienes llegaron a sus cargos en 1980, 1982 y 1983, respectivamente.

Son varias las razones que han llevado a Cuevas a seguir en la cúpula patronal, pero quizá la más poderosa y la menos admitida es la ausencia de un claro sucesor. Aunque en los últimos años han sonado muchos nombres de dirigentes empresariales que podrían tomar el relevo nadie se ha atrevido en la práctica a abrir la caja de los truenos de la sucesión por lo que ello pudiera acarrear.

Como ejemplo reciente está la lucha por el poder de la Cámara de Comercio de Madrid que están sosteniendo Fernando Fernández-Tapias y Juan Mato.

Entre todos los posibles sucesores se han escuchado los nombres de algunos vicepresidentes actuales de la CEOE, como el presidente de Clesa, Arturo Gil; el líder de la patronal catalana, Joan Rosell; el del presidente del Banco Guipuzcoano, José María Aguirre González, o el propio Fernando Fernández-Tapias, antes de optar a la Cámara de la capital.

Sin embargo, desde la CEOE se asegura que no existe ninguna crisis de liderazgo empresarial y que si Cuevas vuelve a presentarse es porque “se siente con fuerzas” y porque le avalan muchos años de “trabajo bien hecho”. No obstante, el propio Cuevas admitió ayer que se presenta a la reelección “atendiendo a numerosas peticiones de miembros de la junta directiva de la CEOE”, lo que prueba la inexistencia de un claro relevo, al menos de momento, en las filas patronales.

Líder “sindical”

Cuevas comenzó a ocupar cargos públicos en 1965, cuando fue nombrado director del gabinete técnico del Sindicato de Papel y Artes Gráficas y llegó a la CEOE en 1976, como miembro de la comisión gestora de la organización empresarial.

Desde la cúpula empresarial ha sido artífice de numerosos encuentros y desencuentros con sindicatos y Gobiernos, aunque pesan más los acuerdos. Entre ellos destacan la firma en 1984 del Acuerdo Económico y Social (AES) con UGT y el Ejecutivo socialista o la del Acuerdo Interconfederal para la Estabilidad en el Empleo (AIEE) con CC OO y UGT, que en 1997 abarató sustancialmente el despido. Por este talante negociador se ha ganado el respeto de los líderes sindicales, quienes ayer mostraron públicamente su satisfacción por la decisión de volver a presentarse.

En este escenario, y desde ayer, queda abierto el proceso electoral que culminará el 28 de febrero y al que están llamados 759 delegados. Ese día la asamblea elegirá al presidente y a la junta directiva, para la que habrá una sola lista cerrada y en la que únicamente se podrán tachar nombres. Los estatutos permiten presentar candidaturas alternativas hasta una semana antes, pero eso es algo que no está entre lo esperado. Posteriormente, la junta elige al comité ejecutivo, que también se prevé que repita.