Isolux paraliza su salida a Bolsa ante la mala situación del mercado

La empresa de montajes industriales Isolux ha decidido paralizar su salida a Bolsa, prevista para finales de año, según informaron ayer fuentes de la empresa. La inestabilidad del mercado ha obligado a la compañía, participada fundamentalmente por sociedades de capital riesgo y fondos de inversión, a dejar la operación, al menos, hasta el primer trimestre de 2002, fecha en la que se volverá a plantear la colocación.

Schroder Salomon Smith Barney, banco coordinador de la operación, ha aconsejado a la compañía de infraestructuras no salir a Bolsa hasta que las condiciones del mercado mejoren.

Isolux todavía no había comenzado los contactos con los analistas ni con los inversores (pasos previos necesarios para llevar a cabo la operación). Además, tampoco ha registrado la comunicación previa de la oferta en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Los principales accionistas de Isolux son Bridgepoint Capital, que tiene el 30,64%; Dinamia Capital Privado, el 29,41%; Baring Private Equity, el 23,77%; Corpfin Capital, el 7,61%; Société Générale, el 5,13%, y el equipo directivo, el 3,44%. Todos ellos han considerado adecuado no seguir adelante, de momento, con la operación.

En principio estaba previsto que la oferta afectara al 90% del capital de Isolux, en una operación principalmente destinada a inversores institucionales y con un pequeño tramo minorista. Banesto iba a ser la entidad colocadora del tramo dirigido a los pequeños inversores. El banco del grupo Santander Central Hispano era el antiguo propietario de la empresa de montajes, que vendió a las empresas de capital riesgo por 14.500 millones de pesetas en junio de 1999.

La paralización de la salida a Bolsa de Isolux se produce después de que numerosas compañías europeas y estadounidenses se hayan echado atrás por la inestabilidad de los mercados y la crisis internacional. De hecho, el pasado mes de septiembre fue el primero en 25 años sin salidas a Bolsa, según Invertia.