Farmacia de CVS en Boston (Massachusetts, Estados Unidos).
Farmacia de CVS en Boston (Massachusetts, Estados Unidos).

El miedo a a Amazon pone enfermas a las farmacias

El minorista de internet ha puesto sus ojos sobre la venta de medicamentos en EE UU

Promete lucrativas ganancias para una empresa que se contenta con márgenes minúsculos

Amazon.com está poniendo enfermas a las farmacias. El minorista de internet ha puesto sus ojos sobre el negocio de270.000 millones de euros de la venta de medicamentos en EE UU, según CNBC. A pesar de barreras como los problemas de la regulación y la entrega, así como la ineficiencia del sistema sanitario, promete lucrativas ganancias para una empresa que se contenta con márgenes inúsculos.

La compañía de Jeff Bezos empezó vendiendo libros, pero despacha ya casi todo lo imaginable. Sin embargo, ha evitado hasta ahora vender medicamentos. Es comprensible. La mayoría de los Estados requieren que las farmacias tengan licencia y se registren para enviar fármacos a los consumidores. Las complicadas y opacas relaciones entre las aseguradoras, los farmacéuticos y los intermediarios hacen que sea difícil para los distribuidores externos tanto entrar en el negocio como obtener un beneficio adecuado.

El envío a los clientes también puede ser un problema. Las principales cadenas ofrecen entrega por correo, pero tienen establecimientos físicos por una razón: las personas con problemas graves suelen querer su medicamento de inmediato. Amazon no puede ofrecer eso y ni siquiera puede entregar en el día en muchas partes de EEUU.

Sin embargo, los márgenes operativos de las principales cadenas de farmacias, como Walgreens Boots Alliance y CVS, están en torno al 5,5%. Eso es casi el doble de lo que alcanzó Amazon en 2016 después de años de costarle incluso conseguir el equilibrio. Ese margen más alto parece tentador a pesar de los impedimentos. Y seguro que Bezos confía en que vender medicamentos significará más pedidos de libros o películas, del mismo modo que Wal-Mart y Costco venden fármacos para atraer a clientes a las tiendas con la esperanza de que compren otros productos.

Por otra parte, la historia de expansión implacable de Amazon en áreas supuestamente protegidas de la competencia online –como alimentos para mascotas, zapatos y materiales de construcción– significa que las farmacias no deberían descansar tranquilas. No es de extrañar que las acciones de grandes cadenas de farmacias notaran la noticia.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas
Entra en EL PAÍS