Eurobonos
Reunión de la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Emmanuel Macron, el lunes, en la cancillería germana (Berlín).

Eurobonos, un tabú que se debe romper

Europa tiene tiempo para valorar la propuesta española de deuda compartida

Mucho ha cambiado desde 2012, cuando Merkel rechazó la idea de plano

Los bonos de la zona euro son un tabú que vale la pena romper. España quiere que los 19 miembros del bloque emitan deuda de la que todos sean responsables colectivamente. Es una vieja idea que probablemente será rechazada por Alemania, pero vale la pena revisarla de todos modos.

Los eurobonos, como el monstruo del Lago Ness, aparecen a menudo, pero siguen siendo solo una fantasía. Juntar deuda pública entre los 19 Estados reduciría los costes de financiación de países como Italia, pero a los contribuyentes alemanes les inquieta acabar pagando la cuenta. Angela Merkel dijo en 2012 que no habrá eurobonos “mientras viva”.

Muchas cosas han cambiado. El brexit presiona al resto de países para forjar un futuro más claro. La elección de Macron ofrece una oportunidad para que Francia se reforme, y refuerce su alianza con Alemania. Además, el FMI prevé que las economías de la zona alcancen este año un superávit primario, antes de los pagos de intereses, de alrededor del 0,5%, frente a un déficit cercano al 5% en 2010. En 2020, se espera que solo 4 de los 19 tengan déficit primario. Las tasas de crecimiento y los niveles de deuda son desiguales, pero las cifras sugieren que juntar el gasto corriente no necesariamente implica transferencias fiscales masivas.

La zona euro ya está probando la responsabilidad compartida. Los fondos de rescate utilizados con Grecia o España permiten a los países más débiles endeudarse a expensas de los más fuertes. El plan de imprimir dinero del BCE dejaría los países expuestos a pérdidas si uno débil saliera del euro. El paso siguiente sería comenzar a poner en común la financiación para proyectos específicos, dejando las deudas existentes como están. Una alternativa es la que sugieren los asesores del Gobierno alemán: una centralización parcial y gradual, sujeta a objetivos fiscales.

La propuesta de España llega en un momento incómodo, dado que las elecciones alemanas son en septiembre. Pero la polémica podría disiparse si Macron consigue efectuar reformas. En las elecciones francesas de 2022 el Frente Nacional podría hacer otro intento de salir de la UE. Eso da a Europa algunos años para acabar con el tabú.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de Cinco Días.

Normas
Entra en EL PAÍS