Especulación
Coches de policía permanecen aparcados ante la residencia del sospechoso detenido por el atentado contra el autobús del Dortmund en Rotemburgo, cerca de Tubinga (Alemania).
Coches de policía permanecen aparcados ante la residencia del sospechoso detenido por el atentado contra el autobús del Dortmund en Rotemburgo, cerca de Tubinga (Alemania).

Así quería ganar dinero en Bolsa el terrorista que atacó al Borussia

Utilizó opciones y CFD para apostar a favor de la caída bursátil del club alemán

Si las acciones se hubieran depreciado un 50%, podría haber ganado 75.000 euros

El detenido en Alemania por la sospecha de haber atentado contra el autobús del Borussia Dormund pretendía ganar dinero especulando con las acciones del club alemán, que cotizan en la Bolsa de Fráncfort. Pero, ¿cómo pensaba hacerlo?

Sergei V. compró opciones put (que apuesta por caídas) sobre acciones de Borussia y también contratos por diferencias (CFD), según ha explicado la fiscalía alemana. En total, compró 15.000 opciones sobre acciones (no se sabe a qué precio). El detenido solicitó un crédito al consumo para lograr fondos por un importe de unos 80.000 euros, según el consejero de Interior de Renania, Ralf Jaeger.

"Esta operativa es lo que se llama operar en corto, y es muy sencilla, accesible a cualquier persona", explica Josef Ajram, deportista y gestor del la sicav Ajram Capital. "Si un inversor tiene el convencimiento de que va a suceder un evento negativo a una determinada compañía tiene varias vías para obtener plusvalías con las caídas".  Las opciones y los CFD son uno de los numerosos mecanismos para ganar dinero apostando a la baja.


Apalancamiento

Además de apostar a la baja, estas técnicas (permitidas en la industria financiera con algunas limitaciones) se pueden realizar apalancadas. Esto implica multiplicar tanto las pérdidas como las ganancias potenciales, porque el valor de una opción se mueve más rápido que el del activo en cuestión.

Con todo, las ganancias del terrorista especulador tampoco habrían sido millonarias. "Si se hubiera apalancado diez veces, algo muy habitual, en caso de que las acciones de Borussia Dortmund se hubiera desplomado un 50% tras cometer el atentado, sus ganancias habrían sido de 400.000 euros. Hay que estar muy loco o muy desesperado para cometer un acto tan atroz para ganar dinero en Bolsa", explica el bróker.

Todo  depende del tipo de operativa. En el caso de las opciones o los CFD, el sistema es relativamente sencillo: el especulador compra el derecho a vender un activo (en este caso, acciones del Borussia de Dortmund) a un precio determinado en una fecha. Es una apuesta a la baja porque el inversor ganará dinero siempre que el precio de las acciones (el activo subyacente) caiga por debajo del precio al que se compró la acción. No obstante, si la acción no cae por debajo de este nivel, el inversor pierde todo lo apostado: la opción de vender a un precio por encima de mercado no vale nada.

En caso de que la "operación" sea exitosa, el inversor no tienen por qué esperar a la fecha del contrato de la opción: si el subyacente baja esta se revaloriza (es más probable que sea rentable cuando llegue la fecha de ejercicio) y el inversor puede vender la propia opción en el mismo mercado donde la compró. 

Aunque en esta ocasión se han utilizado las operaciones cortas de una forma perversa, se trata de un tipo de instrumento financiero que se utiliza con mucha frecuencia, especialmente para cubrir carteras ante eventos futuros.

Un gestor de fondos que tuviera acciones de compañías francesas y que tema que su cotización se desplome en caso de que el próximo domingo gane la primera vuelta de las presidenciales Marine Le Pen, podría comprar opciones put (que apuestan por caídas) sobre esas acciones para amortiguar las caídas.

También es un formato utilizado por fondos alternativos (conocidos en la jerga como hedge funds) que buscan compañías sobrevaloradas y apuestan por su caída. Es el caso de Banco Popular, donde los fondos bajistas han llegado a controlar cerca del 10% del capital de la entidad financiera

Aunque no solo se opera a la baja con opciones. Otro sistema es el préstamo de valores: se piden prestadas acciones, se venden y se recompran a un precio más barato. O se pueden vender futuros: en este caso, el inversor no compra la opción de vender a un precio bajo, sino que se compromete a vender a ese precio bajo.Todas estas fórmulas tienen algo en común:  apostar a favor de la caída de un determinado valor

Normas
Entra en EL PAÍS