Pago seguro
Mastercard lanzará sus tarjetas con lector de huellas integrado este año

Mastercard lanzará sus tarjetas con lector de huellas integrado este año

Sólo necesitaremos nuestra huella para validar las compras

Hace sólo unos minutos hablábamos precisamente de una nueva tableta que integraba un novedoso sistema de identificación biométrica, que escanea al patrón de las venas de nuestra mano. Un sistema que reemplazará a largo plazo a los lectores de huellas tan presentes en teléfonos móviles. Unos lectores de huellas que dentro de muy poco llevaremos en nuestras carteras integrados en tarjetas de crédito o débito. Hacía ya tiempo que Mastercard estaba trabajando en tarjetas con lector de huellas integrado, pero no será hasta finales de año cuando veamos por fin estas tarjetas en circulación, una tecnología que seguro revolucionará nuestra forma de realizar pagos.

Podremos olvidarnos del PIN definitivamente

Mastercard se encuentra ya en las últimas fases de prueba de sus nuevas tarjetas con lector de huellas integrado, una tecnología que sin duda revolucionará los pagos en comercios de todo el mundo. Actualmente están realizando estas pruebas con éxito en Sudáfrica y esperan que a finales de 2017 los primeros bancos comiencen a ofrecerlas a sus clientes. Esta tecnología se caracteriza porque el lector de huellas está integrado en la propia tarjeta, por lo que no es necesario que se disponga de un lector de huellas en el comercio a la hora de pagar.

La mecánica de uso es realmente sencilla, ya que cuando vayamos a pagar se introducirá la tarjeta en el TPV, de la misma forma que se hace ahora, la única diferencia es que tendremos que reposar nuestra huella dactilar sobre la superficie reservada para ello en la tarjeta, y de forma instantánea veremos cómo el TPV da por correcta la identificación. De esta forma todos llevaremos un lector de huellas encima con cada una de las tarjetas. Como es lógico el banco tendrá que avisarnos primero de la disponibilidad de las tarjetas, y una vez que sea así tendremos que acudir a una oficina para registrar nuestra huellas y que esta quede grabada para que sea reconocida por el lector.

Como es lógico no todo sistema de identificación es perfecto, y en ese caso la lectura de huellas puede llevar consigo un riesgo, ya que existen formas de poder hacerse con una huella dactilar simplemente disponiendo de una superficie como el cristal donde hayamos posado nuestras huellas previamente. Pero para evitar estas posibles fugas de seguridad, estas tarjetas tendrán otras nueve opciones, como el resto de dedos, para poder identificarnos. Así que es muy posible que durante 2018 veamos este sistema disfrutando cada vez más una gran presencia en comercios de todo el mundo.

Normas
Entra en EL PAÍS