El seguro rompe con la rentabilidad fija

El seguro rompe con la rentabilidad fija

Los tipos de interés prometidos ahora se revisan cada pocos meses o se alargan los vencimientos

Los ‘unit linked’, productos con riesgo, recobran protagonismo en las carteras

Nada es en el sector del ahorro como hace unos años. Las reiteradas bajadas de los tipos de interés, hasta quedarse muy próximos a cero, han supuesto toda una revolución en las aseguradoras.

A estas entidades, que tradicionalmente basaban su atractivo –y su diferenciación respecto a otro tipo de gestoras de inversión como bancos o cajas– precisamente en garantizar rendimientos, no les está quedando más remedio que reconvertirse. Las ganancias aseguradas ya no son su reclamo. Al contrario, ahora apuestan por productos en los que el riesgo queda en el tejado del ahorrador.

“Si los tipos de interés siguen bajando, tendremos que reducir las garantías y, por tanto, nos encontraríamos en un escenario de poco interés garantizado para el cliente y, por tanto, de nulo atractivo comercial”. Así de rotundo se muestra Miguel Aldalur, director comercial de vida y pensiones de Caser. Es más “en nuestra actualización de catálogo”, reconoce, “hemos tenido que apartar productos que por solvencia y tipos no resultaban rentables en el entorno actual”. A día de hoy han ampliado su gama de productos con riesgo tomador hasta suponer el 30%.

En VidaCaixa explican que han adecuado su oferta a este entorno “con nuevos productos que siguen garantizando rentabilidades, aunque no a los niveles precrisis, con una menor duración o con tipos de interés renovables de forma periódica”.

Las compañías apuestan por productos en los que el riesgo se traslada al tejado del ahorrador

A cierre de marzo, los productos garantizados representan un 14% del total de planes que ofrecen en VidaCaixa. En seguros de ahorro, PIAS (planes individuales de ahorro sistemático) y Sialp (planes de ahorro a largo plazo), el porcentaje de productos que no tienen garantía de capital alcanza el 39%.

Mapfre Vida, por su parte, ha optado por “aumentar las duraciones de los productos para poder garantizar rendimientos al vencimiento. En este sentido, hemos establecido un plazo de ocho años en adelante”, admite Raúl León Dorado, subdirector general de desarrollo de negocio.

“Para poder brindar verdaderas ofertas de valor a los clientes, nuestra estrategia es abandonar las garantías a lo largo de toda la vida del producto y ofertar garantías en determinados puntos, puede ser a cinco, seis u ocho años, dependiendo del momento o que se asuma un mayor nivel de riesgo”, indica Jesús Carmona, director de vida, salud y accidentes de Axa, una aseguradora en la que también han experimentado un cambio en el tipo de ventas y hoy casi el 70% de las comercializaciones son de productos en los que hay que asumir algún riesgo.

En Mutua Madrileña, por su parte, están revisando los rendimientos cada tres meses, “realizando una gestión de inversiones muy diversificada con un exhaustivo control del riesgo y ajustando nuestros gastos y comisiones para seguir ofreciendo tipos de interés atractivos a nuestros clientes”, según Ricardo González Arranz, director comercial de Mutuactivos.

Por ejemplo, para los perfiles más conservadores, su Plan Ahorro Plus, un seguro de ahorro que garantiza el 100% del capital invertido, ofrece una rentabilidad fija revisable trimestralmente del 0,75%, “un tipo de interés muy atractivo teniendo en cuenta que el precio oficial del dinero está en mínimos; la deuda pública, en negativo (hasta en plazos de tres años en España), y los depósitos bancarios, prácticamente con rendimiento nulo”, opina González Arranz.

Además, Javier Rodríguez, director técnico de vida en Zurich España, lamenta el efecto que están teniendo los requisitos de la directiva Solvencia II, al exigírsele a las compañías mayores provisiones sobre esas garantías.

También en Ibercaja Vida “estamos alargando el plazo de la garantía, lo cual nos permite aprovechar la pendiente de la curva de tipos en aras de conseguir cierta rentabilidad”, dice Martín Pascual, director gerente de Ibercaja Vida, entidad en la que “a día de hoy todos nuestros productos en comercialización ofrecen un interés técnico positivo y un capital garantizado”. De hecho, la entidad no tiene en su cartera ningún unit linked; no obstante, “estamos trabajando para poder ofrecer a nuestros clientes a corto plazo una amplia gama de este tipo de productos”.

Efectivamente, los unit linked son la esperanza de negocio del sector. Estos vehículos, que combinan un seguro de vida con cestas de fondos de inversión, según distintos perfiles de riesgo, están tomando carrerilla en los escaparates de las aseguradoras.

“Los unit link han recuperado presencia en nuestra oferta comercial en los últimos meses”, admite el responsable de Mapfre. Prueba de ello es que en 2016 comercializaron cuatro modalidades distintas de segurfondos; este año ya han lanzado otros tres –“con gran éxito de ventas”–; este mes presentarán uno nuevo, “y no descartamos alguno más en los próximos meses si se mantienen su excelente aceptación y las condiciones actuales del mercado”.

Asimismo, en Caser apuestan por este tipo de inversiones para ofrecer atractivo rentable a sus clientes. En concreto, detalla Miguel Aldalur, “hemos desarrollado productos ligados al riesgo tomador, como los unit linked o los PIAS unit linked. De esta manera, y al unirnos a gestoras de autor, conseguiremos rentabilidades atractivas para el cliente final”, afirma, en referencia al acuerdo de la compañía con Bestinver.

Pero ¿son rentables? En Mutuactivos resaltan la consistencia de sus rentabilidades. En el caso de sus productos, presentan a 15 años rendimientos medios anualizados entre el 4,15% y el 6,96%, en función del perfil de riesgo.

Y en VidaCaixa se muestran muy optimistas y creen que “los tipos de interés van a ir subiendo de manera gradual y no solo podremos garantizar las rentabilidades actuales, sino que el alza de los tipos nos permitirá garantizar mejores rendimientos en el futuro”. En definitiva, concluyen en la entidad, “garantizar tipos en productos de ahorro tenderá de nuevo a la normalidad”.

Las consecuencias

“Aunque las rentabilidades de hoy no son las de 2012, hay gente que aún quiere estos productos”, explica Javier Rodríguez, director técnico de vida en Zurich España, en alusión al perfil conservador de los clientes. Hoy, en sus PPA tienen un interés técnico del 1,70%. Hace 10 años daban un 3,67%.

“Esta caída ha ido muy de la mano de la propia caída de tipos en el mercado. Y es que, concretamente, los tipos de España a 10 años en 2007 estaban al 4,43% y hoy están al 1,60%”, argumenta.

José Manuel Jiménez, director de desarrollo de negocio de Aviva, no tiene duda: “El unit linked es el producto prioritario para nosotros”. Esta situación llega después de haber ido reduciendo “las garantías de acuerdo con la evolución de los tipos de interés”.

En estos momentos, cerca del 60% de su negocio de ahorro previsión está en productos sin garantía de tipos de interés.

La industria del seguro se replantea el negocio

El seguro rompe con la rentabilidad fija

Vera Castelló

“En ahorro vamos a pasarlo muy mal. No tenemos un modelo de negocio ganador. Es más, tenemos un modelo roto, muerto”. Quien se pronunció así de rotundo fue Tomás Alfaro, director de negocio de Aegon, durante el 7º Encuentro del Sector Seguros organizado por el IESE. En este foro se abordó la estrategia del negocio de ahorro en un entorno de tipos de interés próximos a cero.

En ese escenario, los participantes solo mencionaron una vía de escape: trasladar el riesgo –o al menos parte de él– al propio cliente de las compañías aseguradoras. En este sentido, Alfaro señaló que, si se hace así, “vamos a perder mucha función aseguradora, y no nos gusta nada”. No obstante, apostó por productos de prima periódica como los unit linked.

El director general de Santalucía, Andrés Romero, por su parte, fue claro al respecto: “Somos aseguradores y, si hacemos eso, las diferencias entre que ofrece la banca y el seguro se van a difuminar. Podemos llegar a lamentarlo”. No obstante, reconoció que con los tipos de interés en estos niveles es muy complicado ofrecer al cliente productos atractivos.

En cuanto a Cristina del Ama, directora general del área comercial de Allianz Seguros, otra de las participantes en el debate, mencionó la reducción en las comisiones que se está aplicando para no mermar la rentabilidad.

Otro problema que se planteó es el reciclaje de los mediadores, acostumbrados a ofrecer seguros garantizados y con menos conocimientos en productos de inversión con volatilidad. A este respecto, el responsable de Santalucía concluyó: “Hay que ser intolerables con las malas praxis en la venta, y asumir el riesgo es parte de la credibilidad que nos puede dar el sistema”.

Normas
Entra en EL PAÍS