Expertos reclaman ayudas para autónomos mayores de 50

Expertos reclaman ayudas para autónomos mayores de 50

Las ayudas se centran en los más jóvenes y los mayores de 50 años representan un porcentaje mayor en el colectivo.

Según el último Informe Especial GEM (Global Entrepreneurship Monitor) sobre Emprendimiento Senior, las personas de más de 55 años son las grandes olvidadas en las ayudas al emprendimiento.

El análisis demuestra la importancia de los autónomos senior y la falta de programas de apoyo para el colectivo. Mientas que los jóvenes emprendedores entre 18 y 29 años representan el 11%, los adultos autónomos entre 50 y 64 años suponen el 18%, el mismo porcentaje que el grupo de mediana edad, es decir, lo que tienen entre 30 y 49 años, que, a priori, serían el grupo de población activa más productivo. Incluso el 13% de los trabajadores por cuenta propia tienen edades comprendidas entre los 65 y los 80 años. Sin embargo, el informe del GEM subraya que todos los programas de ayudas y subvenciones están destinados a los más jóvenes por lo que reclaman un apoyo para los profesionales de más de 50 años, ya que supondría importante beneficios económicos.

Los autónomos senior crean más puestos de trabajo

Según Thomas Schott, profesor de emprendimiento en la Universidad del Sur de Dinamarca y uno de los principales responsables del informe concluye que “todo adulto mayor que trabaja por cuenta propia evita convertirse en una carga financiera para la sociedad y, permaneciendo económicamente activo, contribuye a la economía de su país a través del pago de impuestos”. Pero además, los autónomos mayores de 50 años “tienen más probabilidades que los jóvenes de emplear a más de cinco personas en sus negocios, por lo que no sólo están generando autoempleo, sino que están creando nuevos puestos de trabajo”, tal y como destaca Schott.

La esperanza de vida es cada vez más alta, y la edad de jubilación se retrasa cada vez más. Estos dos factores hacen necesario que se tenga más en cuenta a los trabajadores de más de 50 años, y que las ayudas no se centren en la población más joven. Además, como señalan los expertos del informe del GEM, son trabajadores con mayor experiencia y solvencia, por lo que están más capacitados para generar puestos de trabajo estables, lo que se traduce en un aumento de la riqueza del país.

Normas
Entra en EL PAÍS