renta 2016

Renta 2016: Qué hacer para no cometer errores y recibir rápidamente tu devolución

No dar por válida toda la información que incluya el borrador

Hoy, 5 de abril, se ha dado el pistoletazo de salida a la campaña de la presentación de la declaración de la renta del 2016. Con ello, a estas horas, seguro que ya muchos han presentado su declaración. Una devolución rápida, cuando se acerca la Semana Santa siempre viene bien, pero también, hacerlo muy rápido nos puede llevar a cometer errores. Los más frecuentes, olvidar deducciones especialmente las autonómicas, y con ello, las prisas nos llevarán a perder dinero. Pero también podemos hacer lo contrario, no aplicar todos los ingresos y con ello tener un pequeño quebradero de cabeza que acabará haciendo una declaración complementaria.

La verdad es que Hacienda nos lo pone fácil. El sistema de elaborar la renta por Internet es sencillo y, de hecho, ha acabado con el programa Padre. Pero eso no nos debe llevar a precipitarnos. La misma Agencia Tributaria nos recuerda puntos importantes, como no olvidarnos de las devoluciones autonómicas o comprobar los datos de la devolución de la vivienda. Pero no es suficiente. Por ello, tomemos nuestro tiempo, guardemos la declaración por pasos, pidamos consejo si es necesario y evitemos errores que se repiten y que llevan a que acabemos con quebraderos de cabeza. Es importante recibir la devolución pronto, pero lo es más hacer la declaración correctamente.

  • No todas las declaraciones son iguales

Hay declaraciones sencillas, las que tienen rendimientos de trabajo y de capital mobiliario con retención (cuentas, depósitos, dividendos, fondos, etc.), la devolución es rápida, puedes tenerla en apenas una semana. Pero hay otras mucho más complejas como las de los autónomos o cuando hay ventas de inmuebles, en las que Hacienda hace comprobaciones y el proceso puede ser mucho más largo y complejo. Por eso, a más complicada si la hacemos deprisa seguramente no tendremos ninguna devolución rápida y si más opciones de error, especialmente olvidarnos de gastos desgravables.

También, los más tradicionales, pueden esperar. La Agencia Tributaria abre en el mes de mayo, en concreto el día 11, la posibilidad de presentar la declaración en bancos o en su oficina y con ello, se abre el periodo de consulta. El tiempo es más que dilatado ya que termina como siempre el 30 de junio. Eso sí, si lo que deseas es domiciliar el pago, que lo cobren en tu cuenta el último día de la declaración, fracciones o no el pago, el plazo acaba el 26 de junio.

  • No des por válida toda la información que incluya la Agencia Tributaria

La información que te remite Hacienda proviene de los datos que proporcionemos nosotros y especialmente otros colaboradores. Si estos, cometen algún error, como no informar del alquiler de una vivienda o algún importe de ingresos de trabajador o más comúnmente un autónomo, estos serán los datos que nos proporcione. Por ello, no los aceptes sin comprobar tus certificados de retenciones o facturas emitidas. Si lo haces y posteriormente le remiten o subsanan ese error podrás estar sujeto a una comprobación de Hacienda que puede acabar en una paralela.

También hay muchos datos que proporcionas tú, como la información personal (hijos, estado civil, minusvalías, etc.). Si no has informado anteriormente, debes hacerlo en esta declaración.

Por último, no hay que olvidar si has recibido alguna subvención, el gran quebradero de cabeza de muchos contribuyentes. Las más problemáticas, que hay que declarar como ingresos irregulares son algunas por vivienda protegida y especialmente las que derivan del plan PIVE por compra de vehículo en la parte del 50% que paga el Estado.

  • Mira al detalle las deducciones

Son muchas, variadas y distintas. Dedica tu tiempo para ver cuáles tienes derecho. Para comprobarlo es fundamental que nos descarguemos la guía del Impuesto Sobre la Renta de este año (2016 en este caso), que de forma actualizada ya está disponible en la sección de la declaración de la renta en la página web de la Agencia Tributaria. Allí encontrarás que hay deducciones por seguro de salud, vivienda, cuidado de menores y mayores, gastos de educación, etc. Aunque sólo se apliquen al tramo autonómico siempre nos llevará a pagar menos o que nos devuelvan más.

  • A rey muerto, rey puesto: piensa ya en la próxima declaración

Aunque sean los menos, hay bastantes que la declaración de la renta se convierte en un mal trago por salirles a pagar. Por ello, y especialmente si por nuestras circunstancias personales, no tenemos hijos o deducción por vivienda, y el tipo impositivo es alto, pensemos como pagar menos el próximo año.

Si subimos las retenciones tan sólo estaríamos adelantando un pago, aunque hay muchos que lo prefieren a hacer un desembolso importante a la hora de liquidar la declaración. Pero lo más conveniente es buscar otras fórmulas para pagar menos y esta se simplifica principalmente en planes de pensiones y otros productos de previsión análogos.

Recapitulando. Tómate tu tiempo si tu declaración es compleja, comprueba toda la información y todas las deducciones, sin olvidarse de empezar a planificar, ahora que a algo más de ocho meses para que acabe el ejercicio, estamos a tiempo.

Normas
Entra en EL PAÍS