Entrevista al director general de Hoteles Silken
Javier Villanueva: “Silken estudia hoteles en Rusia, Camerún y Canarias”

Javier Villanueva: “Silken estudia hoteles en Rusia, Camerún y Canarias”

"La cadenaes rentable. No está en concurso. Facturamos 146 millones en 2016”

 Javier Villanueva resalta la buena salud financiera de la compañía y la apuesta por los trabajadores. Pone su caso de ejemplo: comenzó hace 18 años administrando un hotel de Barcelona y hoy es el director general del grupo.

Pregunta. El edificio donde se sitúa el Hotel Silken Puerta de América entró en concurso de acreedores en 2015, ¿cómo ha afectado esto al hotel?
Respuesta. Los hoteles que gestionamos son rentables, están al día en los pagos a la Seguridad Social, a sus 1.600 trabajadores y a sus proveedores. El grupo hotelero Silken no está en concurso, no es una empresa patrimonialista sino que se dedica a la gestión hotelera. Tenemos 34 hoteles cuya propiedad pertenece a 13 compañías de familias, empresas y fondos. Una de ellas es el grupo Urvasco. Esta constructora y promotora de viviendas era dueña del edificio Puerta de América y el apalancamiento y las dificultades de tesorería hicieron que la matriz entrara en situación concursal. Luego, fondos de inversión compraron los derechos de esa deuda a la banca acreedora. Tenemos un contrato de gestión que se mantiene aunque cambie el propietario del edificio Puerta de América. Nuestro objetivo es que el propietario obtenga el máximo rendimiento, sea Pepito o Fulanito.

P. ¿Quiénes son los dueños de los hoteles Silken?
R. El 80% del grupo hotelero corresponde a una empresa familiar catalana que se llama Escampa y el 20% está en manos de directivos de la compañía. A 29 hoteles les hacemos una gestión integral y a cinco, una labor comercial, concretamente a la cadena AA Hoteles.

“En Londres o París te dan
hachazos en el precio del hotel
y estás agradecido porque has
encontrado habitación.
En Madrid no sucede así”

P. ¿Cómo cerraron el ejercicio?
R. El año pasado cerramos con unas ventas de 146 millones de euros, con unos márgenes brutos de explotación superiores a los 43 millones de euros y un ebitda de 35 millones, un 12% más que en 2015, lo que habla bien de nuestra gestión. El hecho de que Urvasco no tuviera dificultades hasta 2015 es porque los activos hoteleros estaban muy bien gestionados, lo que hizo que la banca tradicional aguantara la deuda.

P. ¿Cuál es la nota distintiva de sus hoteles?
R. Los hoteles son camas y duchas. Apostamos por diferenciarnos por el diseño, la arquitectura, el confort, la gastronomía y las ubicaciones premium. Queremos que el diseño no esté reñido con el confort. Este hotel es irrepetible [Puerta de América], en su diseño han participado 19 estrellas de talla mundial, muchos con premios Pritzker, como Norman Foster, Jean Nouvel, Arata Isozaki u Oscar Niemeyer. En el Al Andalus de Sevilla contamos con el diseño de Vitorio y Lucchino y en el hotel de Bilbao, con el de Javier Mariscal.

P. ¿A qué tipo de clientela se dirigen?
R. La mayoría de hoteles son urbanos, pero también trabajamos el sector del ocio. Nuestra segmentación está repartida entre el ocio y el negocio al 50%. Tenemos hoteles vacacionales como San Jorge (en Playa de Aro), Canadá (en Calafell) u Ordesa (en Torla). Hay plazas como Sevilla, Santander o San Sebastián donde el componente de ocio es mayor que en Avilés y Ciudad Real. Nuestro fuerte es el cliente de empresa.

P. Describa la estrategia de Silken.
R. Desde 2007 hasta 2013 hemos estado quietos, enfocados en mejorar nuestros servicios y procedimientos, en ser más competitivos en lo que el cliente no ve. Estamos acercándonos a propiedades en España y en el extranjero. La situación concursal de un edificio ha propiciado que se acerquen a nosotros fondos con interés en que les gestionemos establecimientos. Esto hará que crezcamos. Esperamos aumentar la facturación un 10% en 2017.

P. ¿Crecerá su oferta?
R. Tenemos proyectos en España y en el extranjero. Estamos viendo uno en Nueva York cerca del aeropuerto, dos en Camerún y otro en Rusia. También en Canarias, un hotel urbano, y otro en Girona.

P. ¿Cómo se fija el precio?
R. Es el cliente quien decide. En Londres o París te dan hachazos y estás agradecido porque has encontrado habitación. En Madrid no sucede eso: ha perdido ferias que se han ido a Barcelona. Madrid está a nivel de la hotelería española, pero Barcelona tiene más ocupación. El precio medio es muy superior, 150 euros frente a menos de 100 euros. En los últimos dos años están subiendo los precios, pero la brecha aún es grande.

P. ¿Qué opina de los comentarios en webs como TripAdvisor?
R. Nos hacen mejorar, que estemos muy al día de los mantenimientos de los hoteles.

El 40% de las ventas son digitales”

P. Acaban de renovar la web, ¿qué suponen las ventas digitales?
R. A través de nuestra página web se contratan el 12% de las camas y con otras plataformas se llega al 40% de las ventas.

P. Dentro de su facturación, ¿qué porcentaje corresponde a eventos?
R. El 70% de los ingresos corresponde a alojamiento y el 30% a restauración, eventos y otros. En 2006, cuando se contrataba una boda, había 300 invitados, mientras que ahora hay 150. Confiamos en que crezca todo, incluyendo los eventos, por el mejor clima empresarial nacional.

Normas
Entra en EL PAÍS