Deporte
deporte

La ‘app’ que pone a las empresas a hacer deporte

Gympass negocia con compañías para que estas subvencionen a sus trabajadores el acceso a gimnasios

De forma más o menos generalizada, las empresas de mayor tamaño incluyen, como parte del salario de sus trabajadores, una ayuda para sus almuerzos diarios, a través de los cheques o tarjetas restaurante. Una forma de subvención que ha encontrado su réplica en el mundo del deporte, aunque esta, de momento, no se incluye en la retribución del asalariado.

La aplicación de origen brasileño Gympass llegó hace poco más de un año a España, después de adquirir la startup Gymadvisor. Empezaron a trabajar a pleno rendimiento en marzo de 2016, y en estos últimos 12 meses han tejido una red de 1.500 gimnasios y 70 empresas asociadas a su servicio. “Notamos que cada vez más compañías están preocupadas por mejorar la calidad de vida de sus empleados, y nosotros intentamos integrar en su estrategia una solución que sea la más completa posible en base a la actividad física”, explica el responsable en España de Gympass, Thiago Pessoa.

Gympass localiza los gimnasios asociados a su plataforma según la ubicación del usuario.
Gympass localiza los gimnasios asociados a su plataforma según la ubicación del usuario.

Un equipo de 15 personas de esta app, que ahora tiene una plantilla de 70 personas, se dedica a buscar nuevas empresas para unir a su red. Intentan atraer las de mayor tamaño, que tengan distintas sedes en España. En base a las ubicaciones, y al perfil de los empleados, llegan a acuerdos con gimnasios de la zona para que se sumen la red de Gympass.

Los trabajadores eligen cualquiera de ellos para ir a entrenar, para lo cual tienen que validar un código cada vez que acudan a un centro. Através de este, Gympass controla cuántos usuarios utilizan su servicio y a qué gimnasios acuden, para pagar a estos en proporción a las visitas que reciban. La empresa puede subvencionar entre el 50% y el 100% de la cuota que cobra el gimnasio. Pessoa indica que lo más común es que sufraguen entre el 70% y el 90%del importe. Una fórmula que el responsable de Gympass en España recomienda. “Hay empresas que pagan el 100%, pero creemos que no deberían pagarlo todo, porque el empleado no va a tener el mismo ánimo de ir al gimnasio que si paga él una parte”. También es habitual que las compañías pongan un cupo máximo de trabajadores que pueden sumarse al servicio. El responsable del servicio en España dice que el 80% de las personas que lo utilizan no hacían deporte previamente.

Pessoa aclara demás que no todos los gimnasios pueden sumarse a la plataforma. “No fichamos gimnasios que no tengan todos los permisos para operar. Apartir de ahí, buscamos variedad: grandes, pequeños, por disciplinas deportivas, de bajo coste, exclusivos... La variedad es lo más importante”. También hay distintas condiciones dentro de cada acuerdo. Por ejemplo, las dirigidas a ejecutivos: “Tienen planes específicos. Por ejemplo, pueden acceder a gimnasios premium, que tienen costes más altos. Depende de la estrategia de la compañía”, explica Thiago Pessoa.
La de Gympass es invertir dos millones de euros en España durante este año. El objetivo es superar las 300 empresas asociadas a la plataforma en los próximos nueve meses, añadir nuevas localizaciones que reduzcan la dependencia de Madrid y Barcelona, y ampliar la plantilla hasta las 90 personas.

El sedentarismo del trabajador

La empresa de prevención de riesgos laborales Premap llevó a cabo el año pasado un estudio sobre la práctica deportiva a partir de 820.938 reconocimientos médicos, realizados a empleados de distintos sectores en España. A partir del análisis de estos resultados, el informe concluye que el 27% de los trabajadores declaraban llevar una vida sedentaria, en la que no realizaban ejercicio físico fuera de las horas de trabajo, apenas caminaban y en la mayoría de las situaciones utilizaban el ascensor. Algo más acusado entre las mujeres.

El 32% de la población trabajadora femenina declaraba no hacer ningún tipo de ejercicio físico, frente al 25% de los hombres. El 53% de los trabajadores reconocidos sí declaraban hacer deporte varios días a la semana y de forma constante, siendo los jóvenes de entre 20 y 29 años los más activos.

Normas
Entra en EL PAÍS