Editorial

El buen momento y el fundamento

Este año puede convertirse en estrella en salidas a Bolsa para captar recursos y atender la expansión de las empresas. Entre otras cuestiones, por la cautela mostrada en los ejercicios pasados, en los que se consideraba que la recuperación podía no estar plenamente consolidada, y por el hecho de que puede comenzar a encarecerse la inversión realizada con deuda bancaria. En España tenemos buen ejemplo de esa avidez en la búsqueda de financiación, con las salidas al mercado de empresas como Prosegur Cash, que arrancó el viernes con apreciable éxito de demanda, o Neinor y Gestamp, que lo harán en los próximos días, y que tienen también asegurada la colocación de sus títulos. Se trata de empresas que se dirigen en el mercado primario a los fondos institucionales, pero que abren la posibilidad a los particulares en el secundario.

Como siempre recordamos aquí, acudir a este tipo de operaciones debe estudiarse con mucha atención, pues bien pudiera haber ya en el mercadeo, y en el mismo sector, mejores oportunidades que las recién llegadas. Los momentos para salir a cotizar son mejores si se aprovecha la ola de un ciclo alcista en los precios de las acciones; pero la mejor garantía de éxito es disponer de una empresas con fundamentales sólidos, y en ellos deben anclarse las decisiones de los particulares.

Normas
Entra en EL PAÍS