A Fondo
Paneles solares en tejados.
Paneles solares en tejados. Getty Images

Ciudadanos se enreda con el ‘impuesto al sol’

Sorprende el repliegue de C’s ante el Gobierno en una iniciativa de la que hizo bandera

El sector fotovoltaico y los movimientos sociales en favor de las energías renovables han arremetido contra la decisión de Ciudadanos de no oponerse al veto del Grupo Popular a la proposición de ley de medidas urgentes de fomento del autoconsumo eléctrico que habían firmado en enero todos los partidos de la oposición (incluido el propio C’s), excepto el PP y Foro Asturias.

 La decisión ha caído como un jarro de agua fría en el resto de la oposición, sobre todo, teniendo en cuenta que el pasado agosto la formación que lidera Albert Rivera fue la que tomó la iniciativa de tramitar una proposición de ley en este mismo sentido, para anular la actual regulación que impone cargos al autoconsumo de electricidad, el llamado impuesto al sol.

Precisamente, en aquel momento, la decisión de C’s levantó sospechas entre el resto de partidos políticos, que tenían también entre manos impulsar un proyecto similar. Tras esta iniciativa del partido amigo del PP hubo quien vislumbró la intención de frenar cualquier otra iniciativa en contra de la actual regulación del autoconsumo o de utilizarla como moneda de cambio en alguna negociación con el Gobierno de Rajoy.

Tanto en su programa electoral, como en su pacto con el PP, Ciudadanos proponía eliminar el impuesto al sol. Sobre este acuerdo político, el exsecretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, hermano del actual ministro de Energía, Álvaro Nadal, hizo una interpretación particular que dejaba en mal lugar a los de Albert Rivera. El pacto con C’s propone modificar la regulación de autoconsumo siempre que esta no sea eficiente o encuentre obstáculos a su desarrollo, pero, según sostienen ambos Nadales, dicha regulación “es eficiente” y “no hay obstáculos a su desarrollo”. Por tanto, no ha lugar ningún cambio.

Quizás fueron estos comentarios los que hicieron que C’s sacase pecho el pasado agosto y tramitase por su cuenta la proposición de ley antes citada. La decisión no se hizo esperar y el Partido Popular, con un informe del propio Alberto Nadal (ahora secretario de Estado de Presupuestos), vetó la iniciativa. En este caso, como en tantos otros, el argumento era el efecto negativo sobre los Presupuestos del Estado que tendría la eliminación del impuesto al sol, que, pese a su denominación, no es un tributo, sino un cargo en los peajes eléctricos. Nadal, no obstante, hacía referencia a la menor recaudación del IVA que suponía la regulación planteada por la oposición.

Durante la presentación de la iniciativa, el pasado 25 de enero, la portavoz de Energía del grupo parlamentario socialista, Pilar Lucio, defendió que la mayoría parlamentaria aprobase una nueva normativa para eliminar un cargo “injusto”. Por su parte, el diputado de En Comú Podem, Josep Vendrell, criticó que Nadal atacase la iniciativa por los costes y la menor recaudación por IVA.

Curiosamente, en aquel momento, también C’s hizo una defensa encendida de la propuesta. Así, la portavoz de la formación naranja, Melissa Rodríguez, criticó a un Gobierno menos preocupado por bajar el precio de la luz, que por los ingresos impositivos. “Apostamos por un modelo con autoconsumo como otros europeos y el Gobierno quiere ponerse una venda ante una realidad que llegará a regularse en España”, subrayó Rodríguez. Esta consideró que hay capacidad para generar infraestructuras suficiente para asumir el autoconsumo colectivo descentralizado y pidió al Ejecutivo “no poner vallas al campo”.

¿Qué ha pasado, pues, para que Ciudadanos que la semana pasada en la Mesa del Congreso (compuesta por tres miembros del PP y dos, respectivamente, del PSOE, C’s y Podemos) para que el partido de Rivera defendiese “el derecho de veto del Gobierno”. Así, frente a la mayoría prevista para el PP, el resultado fue de cinco contra cuatro, lo que impedirá que siga adelante una tramitación que el Grupo Popular daba por perdida.

Hay quien considera que C’s ha creído que la iniciativa “no es una bala suficientemente importante como para gastarla ante el Gobierno”. No contaba, sin embargo, con los ataques que ha recibido por lo que se califica de “traición”. El miércoles pasado, 15 organizaciones sociales y del sector de renovables firmaron un comunicado contra la posición de este partido, que ha pasado, de tomar la iniciativa y firmar la propuesta, a plegarse a Nadal.

También se apunta a que C’s partido ha podido sucumbir a las presiones de las grandes eléctricas contrarias a eliminar los cargos al autoconsumo. Para los populares, también la oposición se ha “vendido” al lobby fotovoltaico, al que atribuyen “la redacción de la propuesta legal”.

Sea como fuere, la imagen de sumisión de Ciudadanos ante el PP no parece favorecerle, más cuando es una rectificación tan burda como la de la semana pasada, que cierra la puerta a acabar con la actual regulación del autoconsumo. Para disimilar su decisión, ha anunciado que negociará con Energía para buscar algunos cambios consensuados.

Tan misterioso como el cambio de chaqueta de C’s resulta el empecinamiento de Nadal de defender contra viento y marea la polémica norma aprobada hace año y medio y cuya falta de reglamento ha impedido al sistema cobrar ni un euro.

Mañana martes se someterá a votación la reconsideración de lo ocurrido la semana pasada. Pero pocos confían en que C’s lo reconsidere y más bien procederán a “poner las vallas al campo” que criticaron.

Normas
Entra en EL PAÍS