Drogas
cannabis
Planta de cannabis sumistradora de fármacos en Rotterdam (Holanda). Reuters

El cannabis busca inversores en Barcelona

La ciudad acoge el primer foro europeo de un sector que mueve 12.000 millones al año

Una semana después de que los ojos del mundo tecnológico se posasen sobre Barcelona por el Mobile World Congress, esta semana es el mundo del cannabis el que sobrevuela la Ciudad Condal. La capital catalana acoge este miércoles el Congreso de Inversores del Cannabis Medicinal, organizado por la norteamericana The Arcview Group. Por primera vez, este encuentro abandonará Las Vegas para aventurarse en su primera edición europea. En él, emprendedores en la marihuana terapéutica tratarán de convencer a los inversores de las posibilidades de dedicar su dinero a sus proyectos.

Sergio Martínez, responsable en Europa de Arcview, señala los parecidos entre una cita y otra. Uno de ellos, el tipo de inversor. De los 625 inversores acreditados en Estados Unidos (que han justificado un nivel de ingresos o propiedades), 45 se desplazarán al World Trade Center de Barcelona. Los europeos son noveles en el mercado y, aunque haber colgado el cartel de sold out les hace presagiar que están interesados, los organizadores afirman que su comportamiento es "un misterio". Apunta, sin embargo, a que el 80% de los inversores participantes serán particulares. El 20% restante corresponde a los incipientes fondos especializados en este sector.

Estos vehículos inversores comienzan a constituirse a imagen de los de las startups tecnológicas. Con este mismo modelo nacen aceleradoras norteamericanas como Conopic Builder, dedicadas a preparar a los emprendedores para citas como la de Barcelona. En esta ocasión, la organización del encuentro ha seleccionado cuatro proyectos para intentar convencer a los inversores que se desplazarán hasta Barcelona. Además, compañías ya constituidas buscarán cerrar nuevas rondas de financiación y otras tratarán llamar la atención del público desde los 16 stand. En total, el número de asistentes superará el centenar, a pesar de que el precio de las entradas se sitúa en los 625 euros.

Los datos se sitúan lejos de las citas que se celebran en Las Vegas desde 2010 cada dos meses y medio. En este tiempo, estos foros han apoyado la constitución de 137 empresas del sector gracias a los 103 millones de dólares invertidos de 605 inversores. Martínez pone el acento en que el objetivo de dar a conocer este foro a los inversores europeos. En las próximas ediciones (que se celebrarán con carácter anual), buscarán cifras de inversión más relevantes. Por tanto, los organizadores esperan que este dato sea "más bien pequeño" en 2017 y se quede en torno a los 2 o 3 millones.

"El momento de inversión es ahora", afirma categórico Martínez. Y es que este foro llega a Barcelona en un momento especialmente dulce para la industria del Cannabis. El pasado noviembre en algunos estados de EE UU no solo votaron por la proclamación de Donald Trump como presidente, sino que California, Massachusetts y Nevada aprobaron también el uso recreativo de la marihuana. Se suman a Columbia, Oregon, Washington, Colorado y Nevraska.

Un espaldarazo para una industria que, entre usos medicinales y de ocio, genera en Estados Unidos unos 56.000 millones de dólares anuales, según los cálculos del Transational Institute. En Europa el dato se reduce a los 12.000 millones. Sin embargo, una posible legalización total de esta sustancia dispararía la inversión, según las cifras que maneja Arcview. A nivel global, el dato llegaría a los 130.000 millones, de los cuales 25.000 corresponderían a Europa. Y solo el Estado de California igualaría a la cifra actual en toda Europa.

Las empresas españolas no ignoran esta oportunidad. De hecho, algunas estarán presentes en la cita de este miércoles. Una de ellas es Alchimia, una de las cinco tiendas online de semillas más grandes a nivel mundial. También estarán presentes fabricantes industriales de cremas y complementos alimenticios a base de cáñamo. Una muestra de los proyectos que se verán este miércoles en la Ciudad Condal. Entre ellos destacarán tecnológicas (que desarrollan aplicaciones de dispensarios), aseguradoras, transportistas o comercializadores de fertilizantes y productos agrícolas para el cultivo de las semillas.

Este miércoles se culmina en Barcelona un idilio con la industria del cannabis que, explica el responsable del Congreso, empezó en 2004. Entonces, se celebró la primera feria para la venta de productos para el cultivo de la marihuana que ha llegado ya al Reino Unido, Italia, República Checa y Holanda.

Mientras tanto, el plan de Airview para explorar el mercado de la inversión en cannabis fuera de EE UU nació en 2013. Y han elegido una ciudad que, según Martínez, es "la capital europea y una de las del mundo en cannabis".

Normas
Entra en EL PAÍS