Propuesta de Inverco
Un grupo de jubilados observan unas obras junto al puerto de Barcelona Ampliar foto
Un grupo de jubilados observan unas obras junto al puerto de Barcelona

La banca quiere que el 4% del salario bruto sea pensión privada

Las gestoras de fondos pretenden generalizar un sistema semiobligatorio

El sector financiero quiere que todos los empleados destinen, por defecto, el 4% de su salario bruto a un producto de ahorro para la jubilación (sea un plan de pensiones, o un seguro), que complemente la pensión pública. Así se desprende del estudio publicado hoy por la Fundación Inverco (ligada a la asociación de gestoras de planes de pensiones y fondos de inversión).

Bancos y aseguradoras -propietarios de estas gestoras- llevan tiempo proponiendo que un sistema semiobligatorio de ahorro para la jubilación sería una de las medidas más convenientes a adoptar para aliviar las tensiones que va a afrontar la Seguridad Social debido al envejecimiento de la población.

En el informe Sistemas de Pensiones, Seguridad Social y Sistemas Complementarios: Medidas para Impulsar los Planes de Pensiones, se recoge explícitamente que sería conveniente "instaurar un sistema de capitalización, de adscripción por defecto, con aportaciones del 2% del salario de por las empresas y otro 2% por los trabajadores".

La parte correspondiente a la empresa se deduciría de las cotizaciones a la Seguridad Social (que forman parte del salario bruto). 

"Esta medida permitiría que se llegara a acumular el 21% del PIB en este sistema de capitalización", explica Ángel Martínez-Aldama, presidente de Inverco. En la actualidad, representaría más de 200.000 millones de euros.

Aldama explica que desde Inverco no quieren imponer un producto específico de capitalización de ese ahorro. "Podría ser un plan de pensiones, un fondo de inversión, un seguro... lo importante es que consigamos que los españoles destinen más dinero al ahorro financiero". El presidente de Inverco ha llegado a aceptar la posibilidad de que ese 4% fuera destinado a algún tipo de agencia estatal encargada de gestionar un fondo de pensiones colectivo, que funcionara al margen del sistema de reparto de la Seguridad Social.

Aldama ha estado respaldado durante la presentación de la propuesta por algunos de los más importantes directivos del sector de la gestión de activos, como Lázaro de Lázaro, consejero delegado de Santander Asset Management España, y David Carrasco, director del Instituto BBVA de Pensiones.


Otras medidas

La inclusión de planes de pensiones semiobligatorios no es la única medida defendida por el sector financiero para tratar de cuadrar las cuentas de la Seguridad Social. Desde Inverco también se defiende "el traspaso progresivo de las pensiones de viudedad y orfandad desde el sistema de la Seguridad a los Presupuestos Generales del Estado". Con el traspaso de las pensiones no contributivas a los Presupuestos, el sistema volvería a entrar en un ligero superávit en el año 2022.

También son partidarios de la introducción de cuentas nocionales en el sistema público de reparto. Se trata de un sistema de cuentas individuales, pero basado en el reparto intergeneracional. Igual que en el sistema actual, los trabajadores financian las pensiones presentes con sus cotizaciones. La principal diferencia es la forma de calcular la pensión. "Esta medida aportaría mayor transparencia al sistema", explica Martínez-Aldama.

De acuerdo con los cálculos realizados por la Fundación Inverco,-donde se ha tomado las proyecciones de la vida laboral individual de los trabajadores actuales-, "el efecto conjunto de las tres propuestas permitiría alcanzar el equilibrio presupuestario, alternando periodos de ligeros déficits con ligeros superávits".


Normas
Entra en EL PAÍS