Remuneración de los ahorros
Tipos de interés del activo y pasivo de los hogares Ampliar foto

Los depósitos a más largo plazo ya pagan igual que las cuentas, por debajo del 0,10%

El saldo vivo de las imposiciones superiores a dos años se redujo a la mitad en 2016

Tener los ahorros en un depósito bancario durante más tiempo no quiere decir que se vaya a obtener una mayor rentabilidad. Más bien al contrario. La abrupta caída de las remuneraciones del pasivo como consecuencia de los tipos oficiales de interés en mínimos históricos se ha dejado sentir en todos los plazos fijos, pero ha sido especialmente intensa en los periodos más largos, superiores a los dos años. En este caso, el interés medio ofrecido ha pasado del 0,83% en 2014 al 0,07% al cierre de 2016, situándose ya por debajo de la barrera del 0,10% y prácticamente al mismo nivel mínimo que el tipo de las cuentas a la vista (0,06%), de acuerdo con los datos del Banco de España. En los depósitos hasta dos años el interés es del 0,13% de media, mientras que hasta un año la rentabilidad es del 0,10% desde el 0,59% de 2014 y el 0,33% registrado a comienzos del año pasado.

Poco a poco, las entidades financieras han dejado de lado los depósitos a largo plazo y han optado por ofrecer rentabilidades más atractivas en las imposiciones a corto plazo. Una de las razones es que la banca tiene ahora menos necesidades de financiación.

“Es una distorsión por la política monetaria expansiva”, dice Campuzano

Por su parte, el portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), José Luis Martínez Campuzano, explica que “sin duda, es una distorsión producida por una política monetaria excepcionalmente expansiva”. Apunta que “en definitiva, desde el momento que los bancos centrales han intervenido en todos los plazos de la curva (tipos oficiales casi nulos, exceso de reservas en negativo, compra de activos a plazo y financiación directa a medio plazo a tipos casi nulos), se ha producido una distorsión entre tipos de interés y plazos”.

La merma de las rentabilidades ha tenido su reflejo en el importe que los hogares destinan a los depósitos según el plazo. Si bien en el año 2014 el saldo vivo en las imposiciones a más de dos años alcanzaba los 116.488 millones de euros y suponía casi un tercio del total de los depósitos a plazo fijo (385.219 millones), en diciembre de 2016 el importe depositado a largo plazo era de apenas 33.108 millones de euros, 13% del total.

El tipo de los créditos cae más despacio

El impacto de los bajos tipos de interés de la zona euro no ha sido el mismo en el lado de los depósitos que en el de los créditos. El tipo medio ponderado de los préstamos también ha ido cayendo, pero de manera menos pronunciada. Mientras que en los últimos dos años la rentabilidad del pasivo se ha reducido del 0,66% al 0,11%, lo que supone una bajada de 55 puntos, el interés de los créditos ha pasado del 2,81% al 2,46%, con un descenso de 35 puntos, según el Banco de España. De esta manera, el margen de intermediación de las entidades financieras se habría ampliado, al pagar por los ahorros mucho menos de lo que cobra por el dinero que presta. En el caso del crédito a la vivienda, el tipo medio se ha recortado del 1,89% en 2014 al 1,29% al finalizar 2016. Sin embargo, en el crédito al consumo y otros fines los tipos incluso han repuntado en el periodo, del 6,10% al 6,17%.

“El exceso de reservas de los bancos tiene una penalización del 0,4%, Los bancos no quieren trasladar esta penalización a los depósitos de sus clientes. Pero tienen muy poco margen para pagar tipos de interés más elevados en los depósitos a plazo”, señala Campuzano.

  • Ofertas a contracorriente

Con todo, en el mercado todavía es posible encontrar depósitos interesantes a largo plazo, muy por encima de la media. El Depósito Facto de Banca Farmafactoring a 60 meses renta un 1,50% TAE. Una vez activada la Cuenta Facto, es posible contratar el depósito por un importe mínimo de 10.000 euros y un máximo de tres millones de euros.

También a 60 meses, Banco Finantia Sofinloc ofrece un 1,45% TAEpara nuevas aportaciones a partir de 100.000 euros y hasta un máximo de 500.000 euros. El pago de intereses es al vencimiento.

Y Crédit Agricole Consumer Finance cuenta con un depósito al 1,35% TIN a 36 meses desde 5.000 euros y hasta 500.000 euros. La liquidación de intereses es con carácter anual en la cuenta bancaria asociada.

Entre las ventajas de los depósitos a largo plazo destaca el despreocuparse por un tiempo de las fluctuaciones del mercado. Pero esto precisamente también puede ser una desventaja si mejoran las condiciones del mercado, dado que el dinero queda inmovilizado por mucho tiempo y se pierde liquidez.

Normas
Entra en EL PAÍS