Banca
Foto del comité asesor de accionistas de CaixaBank en su reunión de ayer
Foto del comité asesor de accionistas de CaixaBank en su reunión de ayer

Gortázar: “El reto es transformar a BPI en líder en Portugal”

El dividendo de CaixaBank será en efectivo y puede superar el 50% del beneficio

El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar, aseguró ayer que el objetivo del grupo es convertir a “BPI en el banco líder en Portugal”. La firma lusa, en la que la entidad española controla el 84,5% desde la semana pasada, ocupa en la actualidad el quinto puesto en Portugal. Afirmó que la intención de CaixaBank es remunerar al inversor con un importe en efectivo superior al 50% del beneficio.

CaixaBank cuenta desde 2010 con un comité consultivo de accionistas, un instrumento consultivo no vinculante único en la banca española y el segundo existente en las empresas del Ibex (Repsol cuenta con otro). El objetivo de este organismo, integrado por 17 pequeños accionistas, es permitir a la entidad conocer de primera mano la valoración que hacen sus pequeños inversores de las actividades y canales de comunicación entre la compañía y sus accionistas para intentar mejorar el diálogo entre ambos.

Cómo participar

El comité consultivo de accionistas se constituyó en 2010, dentro del ámbito de Criteria CaixaCorp, y se mantiene con CaixaBank hasta la actualidad. Se reúne dos veces al año. Esta compuesto por 17 miembros, representativos de la base accionarial de CaixaBank. Cada miembro debe poseer como mínimo 1.000 acciones de CaixaBank y mantenerlas. Los candidatos se presentan rellenando un formulario de candidatura y adjuntando su currículum vitae.

Lo encabeza el presidente de CaixaBank, en este caso Jordi Gual, aunque ayer fue su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, el encargado de someterse a las inquietudes de estos pequeños accionistas. Fue en esta reunión en la que el primer ejecutivo de la entidad explicó que el objetivo de CaixaBank tras la compra la semana pasada del Banco Portugués de Inversiones (BPI) es “transformar BPI en el banco líder en Portugal”.

Con unos activos valorados en cerca de 38.300 millones de euros al cierre de 2016, BPI es el quinto mayor banco luso, por detrás de la estatal Caixa Geral de Depósitos (CGD), de Banco Comercial Portugués (BCP), de Novo Banco y de Totta, división lusa de Banco Santander que mejoró en este ranking tras la compra del Banif.

Gortázar justificó la apuesta de CaixaBank en realizar su primera aventura internacional en Portugal en la confianza que tiene el grupo en el país y en su futuro.

El consejero delegado también quiso presumir del pago de dividendo del grupo. Explicó que a finales de 2016 la rentabilidad por dividendo de CaixaBank estaba alrededor del 5%, “superior a la media de la banca nacional y de la zona euro”. En solo un mes, y según Gortázar, esta rentabilidad ha subido un 7,7%, con lo que se convierte en el valor bancario que más ha subido en el mes de enero, según la entidad.

Gortázar reiteró a los accionistas del banco que su intención era “remunerar a los accionistas con un importe en efectivo igual o superior al 50% del beneficio consolidado”. El ejecutivo afirmó que “los accionistas minoristas son muy importantes para la entidad, al aportar mayor estabilidad a la base accionarial y a la cotización”. Además, añadió que en Bolsa “más allá de las fluctuaciones a corto plazo, es importante tomar una perspectiva de más largo plazo”.

El banquero explicó a este pequeño grupo de accionistas que CaixaBank no había recibido ayudas públicas, pero sí había contribuido “a la recuperación económica. Hemos aportado 4.100 millones de euros a la resolución de la crisis”. De ellos, 2.500 millones se han ido al Fondo de Garantía de Depósitos, 977 millones correspondientes a ayudas a Banca Cívica las devolvió al FROB y ha puesto 600 millones de euros en Sareb.

Normas
Entra en EL PAÍS