Operaciones financieras
Grifols
Víctor Grifols, presidente de la compañía de hemoderivados.

Santander, Caixa, Bankia y Sabadell encabezan la refinanciación de Grifols

Operación de deuda por 6.000 millones cerrada con 50 bancos y 140 fondos

Seis bancos encabezan los montantes en la refinanciación de 6.300 millones de dólares realizada por Grifols. Los españoles Santander, CaixaBank, Bankia y Sabadell asumen 150 millones del nuevo préstamo, junto al alemán Commerzbank y al noruego DNB. BBVA, Popular, el ICO, Bankinter, Banca March e Ibercaja también participan en la operación.

La megaoperación de reestructuración de deuda de Grifols ha constituido un hito en la refinanciación de una empresa española, por el volumen de 6.300 millones de dólares (5.760 millones de euros) y por la estructura abierta a 50 bancos y 140 fondos de todo el mundo. La operación cerrada la pasada semana ha levantado un gran interés en el sector financiero recibiendo una sobredemanda tanto de entidades españolas como internacionales.

Grifols comunicó que refinanciaba en tres tramos gran parte de su deuda (dejó fuera 1.000 millones de dólares en bonos). Del monto total, 3.000 millones fueron suscritos por 50 bancos; otros 3.000 millones por 140 fondos institucionales; y otros 300 millones quedaron para el circulante.

En la refinanciación del tramo bancario, seis entidades han sido las que más volumen han suscrito: Santander, CaixaBank, Bankia, Sabadell, el alemán Commerzbank y el noruego DNB, con un tique de 150 millones de dólares cada uno. Todos ellos habían solicitado financiar el importe máximo, que se estableció en 250 millones por institución, pero ante la sobredemanda, hubo un prorrateo a la baja. De hecho, la operación ha tenido tan buena acogida en el mercado que ha habido entidades que se han quedado sin participar.

GRIFOLS 24,74 0,16%

Otras operaciones

En los últimos años empresas españolas han protagonizado grandes refinanciaciones de deuda, como es el caso de Gas Natural (19.000 millones) tras la compra de Unión Fenosa; Ferrovial (15.350 millones de su filial BAA); o FCC en 2014 (4.500 millones).

Para la refinanciación, la compañía catalana contó con cuatro bancos colocadores, que además han suscrito parte del préstamo. Bank of America Merrill Lynch, por ejemplo, ha sido la entidad que más ha suscrito –250 millones–, según fuentes del mercado. Además, lideraron la reestructuracion Goldman Sachs, HSBC y el japonés Nomura.

En la financiación bancaria han participado también otras entidades españolas, como BBVA (con 110 millones), Popular, Bankinter, Banca March, Ibercaja, Kutxabank, y Unicaja (menos de 100 millones), e incluso como curiosidad el organismo público Instituto de Crédito Oficial (ICO) también ha suscrito una parte.

Entre los internacionales también han participado Citi (con una cifra próxima a los 100 millones), el bávaro BayernLB, Barclays, Deutsche Bank, Toronto Bank, el austríaco Erste Bank y el francés BNP Paribas, una entidad que tradicionalmente acompaña a la catalana en su financiación.

Fuentes conocedoras de la operación señalan además que, como novedad para una reestructuración que afecta a una empresa española, la transacción ha interesado a instituciones asiáticas como el gigante Bank of Tokio Mitsubishi, además de Nomura, entre otras.

La refinanciación también ha contado con otras peculiaridades, como que en lugar de firmar una préstamo sindicado único con todos los bancos, los bookrunners han cerrado ventas en secundario, uno a uno con cada entidad.

En el segundo tramo, 140 inversores institucionales han suscrito los otros 3.000 millones. En este apartado aparecen fondos de deuda, pensiones, aseguradoras y reaseguradoras, aunque desde Grifols no se informó de los nombres de las entidades. Fuentes del mercado comentan que se ha colocado entre hedge funds, gestoras de fondos de pensiones y también aseguradoras, principalmente de EEUU. Han participado firmas como BlackRock y Fidelity.

Fuentes financieras señalan que otra de las peculiaridades es que la operación dispone de una estructura más típica y sofisticada del mercado estadounidense, de donde proviene casi el 70% del negocio de la catalana, con la combinación de préstamos bancarios y la aportación de inversores institucionales. Es singular también que de la parte bancaria se haya hecho en dos divisas: 2.350 millones en dólares y el resto en euros.

Las claves de la operación

El origen de la refinanciación se inicia con la compra en enero de una división diagnóstica de la estadounidense Hologic por parte de Grifols, por la que pagó 1.750 millones de euros. En esa transacción, Nomura ejerció de financiador, ya con mejores condiciones de la deuda que tenía la empresa que cotiza en el Ibex.

Moody’s había rebajado el pasado diciembre, tras el anuncio de la compra a Hologic, la calificación crediticia de Grifols de Ba2 a Ba3, tres escalones por debajo de grado de inversión.

La compañía catalana decidió abordar el abaratamiento de la deuda para conseguir mejores condiciones dado el entorno de niveles bajos en tipos de interés. Y en unas pocas semanas lo ha conseguido.

Para el tramo bancario ha conseguido un crédito del tipo casi bullet (pago de la totalidad del principal a vencimiento), con unas condiciones de líbor (en el entorno del 0,75%) más 175 puntos básicos, con vencimiento a 2025.

El segundo tramo, 3.000 millones entre 140 inversores institucionales, se cierra en un préstamo bullet en 2023, con unas condiciones de líbor más 225 puntos básicos. Además, abarata otros 300 millones de circulante, a líbor más 175 puntos básicos hasta 2025.

La empresa presidida por Víctor Grífols rebaja el coste medio del endeudamiento al 2,65%, 100 puntos inferior al actual, que a su vez había sido reestructurado en 2014.

Normas
Entra en EL PAÍS