Entrevista
Núria Cabutí: “La piratería se combate con leyes y educación”

Núria Cabutí: “La piratería se combate con leyes y educación”

La consejera delegada del grupo editorial Penguin Random House es la editora más poderosa de lengua española

Abruman las cifras que rodean a Núria Cabutí (Barcelona, 1967), consejera delegada de la editorial Penguin Random House: nueve países, 33 sellos editoriales, un catálogo de 48.453 títulos; 12.810 en soporte digital, 125 audiolibros, 948 empleados y unas ventas netas de 190,6 millones de euros. Estudió Económicas y su carrera ha discurrido entre números y letras. Se inició como analista financiera en Plaza & Janés, germen del grupo que ahora dirige. Es la editora más poderosa de lengua española. Forma parte además del consejo internacional de Penguin Random House y recomienda el último libro que le ha sorprendido, Homo Deus (Debate).

Pregunta. Ha labrado toda su carrera profesional en el mismo grupo.

Respuesta. Sí, pero es un grupo que ha crecido tanto, que no se parece nada a lo que era cuando yo me incorporé a Plaza & Janés. Somos la suma de diversas incorporaciones. En 2001 se hizo una joint venture con Random House Mondadori, después se sumaron los sellos de Bertelsmann y del grupo Pearson con Penguin. Así se constituyó Penguin Random House, líder en lengua inglesa, española y alemana. Además hace dos años y medio hubo una operación importante con la adquisición de Santillana, lo que ha permitido doblar el volumen de negocio y multiplicar por cuatro el ebit [beneficio antes de intereses e impuestos] del grupo. Aquí lo importante es la estrategia fijada que es alcanzar el mercado de los 500 millones de habitantes de lengua española, con un catálogo de diferentes disciplinas en todas las áreas.

P. Pero qué es lo que le ha hecho permanecer 25 años en la misma compañía.

R. Lo más importante para mí es la creatividad, la búsqueda de nuevas historias. Eso es lo que me ha cautivado porque me ha permitido acceder y conocer autores muy diferentes, a la vez que desempeñar una labor de gestión interesante. Me ha permitido enriquecerme profesional y personalmente. Trabajamos con 37 premios Nobel, a los que puedes acompañar a lo largo de su carrera.

P. ¿Cómo se gestionan los egos de tanto premio Nobel?

R. Nuestro objetivo es gestionar la creatividad del autor, así como maximizar su voz. Trabajamos estrechamente con los autores. Para ello tenemos equipos de trabajo reducidos, que se ocupan de cada autor de manera personal. Además, aprovechamos nuestro back office para ser más eficientes y ofrecer un servicio global.

P. ¿La creatividad está reñida con la gestión empresarial, qué pesa más para usted?

R. Cada libro es una nueva historia, nosotros tenemos que escuchar al lector, ver cómo podemos interesarle con esa obra. Gestionar sin creatividad no tiene sentido para el negocio editorial. Además, tenemos que desarrollar herramientas en innovación, como el marketing online, para ver la manera de llegar al lector. Necesitamos saber qué temas le interesan, qué nuevas voces le pueden aportar lo que demandan.

P. ¿Qué demanda el lector del siglo XXI?

R. Una buena historia, algo que le cautive, desde la novela negra, un thriller, casos históricos que luego se ficcionan. El segmento juvenil está creciendo.

P. ¿Los jóvenes leen?

R. Sí, es el segmento que más crece en América Latina; y en España, la literatura infantil y juvenil. Leen en digital, donde somos líderes, y en papel. Es importante tener una estrategia en los dos formatos, aunque también crece la categoría del audiolibro. De momento, los jóvenes prefiere el soporte en papel.

P. ¿Qué importancia tiene para el negocio de Penguin Random House el libro digital?

R. En EE UU significa el 25% del negocio de nuestro grupo, pero en el mercado de lengua española supone un 5%, lo que significa que hay posibilidades de crecimiento. En EE UU, el mercado está estabilizado en un 25%, y esto se debe a la introducción de otros dispositivos de lectura y al alto nivel de piratería. Había gurús que se inclinaban por este formato y decían que el papel desaparecería, pero no ha sido así. El libro físico continúa teniendo un rol importante.

P. ¿Cómo se combate la piratería en el sector editorial?

R. La piratería está asociada a la educación en el respeto a la propiedad intelectual. Hay que continuar trabajando en este campo, en el que juegan un papel primordial los gobiernos. También es importante la legislación, que haya leyes eficaces, con la que poder abordar la solución. La clave está en la eficacia de las leyes y en la educación.

P. ¿Qué papel juega el librero en estos momentos en el negocio del libro?

R. Hay que ayudar a mantener el tejido de las librerías porque crea empleo, a pesar de que el hábito de consumo se ha dirigido a plataformas nuevas. La venta en el canal online de libros físicos y digitales ha aumentado un 15%, mientras que en Estados Unidos el porcentaje es del 50%. En España tener una ley de precio fijo favorece que el tejido de librerías pueda sobrevivir. Además la función de un librero es la de dar a conocer a los autores, son prescriptores.

P. ¿En qué medida apoya el Gobierno el trabajo de las editoriales?

R. En esta legislatura hay buenas propuestas dirigidas al fomento de la lectura y a combatir la piratería. Pero sí es cierto que con la crisis se disminuyó el presupuesto para compras de libros en bibliotecas e instituciones, pasó de 1,5 euros por habitante a 0,6 euros. Y lo que pedimos es volver al presupuesto que había antes de la crisis, con el fin de que haya buenos fondos públicos. En América Latina, una economía al alza, a pesar del año pasado, es fundamental invertir en esos fondos por la elevada pirámide de población infantil y juvenil. Este año el IVA de los libros electrónicos se reducirá del 21 al 4%, y esto puede ser una iniciativa positiva.

P. ¿España es un mercado maduro para ustedes?

R. Sí, es estable, a pesar de que sufrió una fuerte caída del 36% debido a la crisis de consumo y a la piratería. Hay segmentos en los que se crece y se gana más cuota de mercado. Vamos poco a poco recuperando y la caída ya es del 30%. Lo bueno es que, a pesar de la crisis, no se ha dejado de leer. Ha habido un cambio de hábitos pero se ha incrementado el índice de lectura. Lo que tenemos que hacer es conseguir que una buena historia atrape al lector.

P. Es usted una de las pocas mujeres al frente de una gran editorial. ¿Este hecho le da una impronta diferente a la empresa?

R. En nuestro equipo directivo la mitad somos mujeres y en el grupo también tenemos diversidad, pero no solo de género, sino también cultural, formativa. Nos dirigimos a una sociedad diversa y tenemos que serlo. Tenemos una cultura enfocada a las personas [en el grupo trabajan 948 empleados], apostamos por su desarrollo profesional a la vez que se atienden las inquietudes personales. Por ejemplo, cuando un empleado cumple diez años en la empresa disfruta de un mes sabático pagado, con el que se premia el grado de permanencia y el compromiso de los empleados. También hacemos una importante inversión en formación, sobre todo para afrontar la transformación digital y hacer un cambio cultural, tenemos flexibilidad horaria, guarderías, ayudas para el estudio, sobre todo en nuestro centro logístico.

P. ¿En qué fase de la transformación digital se encuentran?

R. En nuestro sector comenzó tempranamente, hubo una disrupción del modelo junto con la música. Lo digital es un medio y una herramienta que ayuda a nuestro negocio marcado por la introducción de dispositivos tecnológicos como el ebook, y que llega hasta las áreas de logística. Es una manera de llegar a nuestros clientes.

P. ¿En qué novedades trabajan?

R. Después del libro electrónico llega el audiolibro, que ofrece muchas posibilidades. Es un segmento por el que apostamos. Con la tecnología digital vamos hacia nuevos modelo de negocio. Pero lo importante es seguir trabajando en educación, fomentar hábitos de lectura, combatir la piratería, apoyar a las librerías, además de conseguir que esa transformación del mundo físico al digital se pueda monetizar. Es importante que la gente valore el contenido. Este año será muy bueno, con grandes lanzamientos.

Una película ayuda a vender libros

La entrevista con Núria Cabutí se celebra en las oficinas que la editorial tiene en el madrileño barrio de Chamberí. Vive en Barcelona y asegura que el éxito de su trabajo reside en el equipo, en el que confía y delega. “Intento organizarme y concentrarme en áreas concretas y en el desarrollo de nuevas posibilidades de negocio”.

Entre sus objetivos, además de celebrar los 50 años de Cien años de soledad, de Gabriel García Márquez, está seguir “ganando cuota de mercado, mirando nuevas incorporaciones, nuevos negocios de fuera de nuestra empresa, alianzas en el área de la autoedición con otras editoriales, y seguir buscando autores nuevos”. Pero también hay otro nicho en el que Penguin Random House está interesado en entrar: la industria audiovisual. Esto es, la producción cinematográfica o televisiva de los libros de los distintos sellos editoriales. “Queremos potenciar este mercado, buscamos un gran altavoz para nuestros libros”.

De momento, ya está grabada la serie sobre La Catedral del Mar, el bestseller de Ildefonso Falcones, producido por Atresmedia y Televisió de Catalunya. O Dime quién eres, de Julia Navarro, que Movistar + llevará a la pequeña pantalla. “Son formatos que hacen que se conozca más el libro, como nos ha pasado con Un monstruo viene a verme [la película dirigida por Juan Antonio Bayona que en los pasados Goya recibió nueve premios].

Y como de altavoces y de promociones sabe esta ejecutiva, aprovecha la entrevista, con su directora de comunicación al quite, para resaltar el compromiso de la editorial con el medio ambiente. “Todo el papel que usamos viene de bosques sostenibles”.

Normas
Entra en EL PAÍS