Entorno | Innovación
Panel de control de la app Wink.
Panel de control de la app Wink.

En busca de la casa inteligente y libre de emisiones

La sostenibilidad, la eficiencia y el ahorro coronan a las ‘smart homes’

Cerrar el grifo, apagar las luces o bajar la calefacción. Esto lo llevamos escuchando e intentando hacer toda nuestra vida, ya sea por nuestra cartera o por nuestro planeta.

Ese planeta que entre todos hemos dejado para el arrastre, con una subida de la temperatura media global (1,1 grados por encima de la era preindustrial) o de la concentración récord de dióxido de carbono en la atmósfera (400 partes por millón), entre una larga lista de catástrofes naturales. Todo por un consumo irresponsable.

Desarrollo tecnológico y medio ambiente no acostumbran a conjugar demasiado bien, pero, a veces, hay excepciones, y las smart homes son una de ellas. Hogares inteligentes, eficientes y conectados. Hace años ya que se habla de esta tendencia de monitorizar cada una de las funciones de la casa aprovechando así al máximo su capacidad, ahorrando energía e incluso generándola.

Pero aunque algo hemos escuchado, aún es un tema ajeno para nosotros, o al menos lo era.

Los hogares pueden ahorrar hasta un 27% de la energía cambiando sus hábitos de consumo

2017 ha empezado con la feria tecnológica más importante del año (CES, por sus siglas inglesas), donde ha quedado bien claro que las nuevas soluciones para las smart homes son de las principales preocupaciones de gigantes como Bosch, Apple, Microsoft o Panasonic.

Cámaras de seguridad 360 grados, detectores de humo, sensores de movimiento, electrodomésticos con sistemas de asistencia, luces automáticas... Las posibilidades son ilimitadas en un momento en que el número de hogares inteligentes y eficientes crece sin parar, acelerado por la interacción con los smartphones.

En 2020, el 15% de los hogares del mundo estarán equipados con este tipo de tecnologías, según datos de Bosch. Y para 2025 se prevé que las casas tengan hasta 50 dispositivos conectados a internet, apunta la inmobiliaria Uxban. Pero ¿qué pasa con el medio ambiente?

La empresa nipona Panasonic ya llevó a cabo hace tres años la iniciativa Smart Eco House para hacer realidad el sueño del hogar con cero emisiones de CO2. Esta propuesta se ha ido extendiendo por todo el mundo, aunque a pequeños pasos, al emplear electrodomésticos eficientes, un correcto aislamiento térmico y donde la propia casa ahorre, genere, almacene y gestione la energía.

Siguiendo esta línea, el proyecto actual GrowSmarter, de financiación europea, pretende crear barrios de bajo consumo eléctrico en ciudades como Barcelona, Colonia o Estocolmo. Medidas como estas buscan reducir el uso de energía, el impacto medioambiental y la consecuente huella de carbono.

Bosch Smart Home
Aplicación de Bosch Smart Home.

Sensores interconectados
En España se puede llegar a ahorrar hasta un 27% de energía, de acuerdo con el Índice de Eficiencia Energética en el Hogar. La única manera de conseguirlo es mejorando los hábitos de consumo y equipando adecuadamente la vivienda, donde la conectividad tiene una importancia capital.

“Estamos conectando los coches con las casas e interconectando ciudades enteras”, explica Stefan Hartung, miembro del consejo de administración de Bosch, empresa alemana puntera en este segmento de negocio. Soluciones que aseguran un control intuitivo de todos los dispositivos y sensores de su casa, a su vez interconectados entre sí a través de una sola aplicación móvil. De esta manera se regulan las rutinas domésticas y se ahorra electricidad.

Además, captadores solares que producen energía, calderas controladas a distancia con una aplicación móvil, sistemas de detección de presencia humana, bombas de calor aire/agua que extraen la energía del aire exterior y la convierten en confort para la vivienda o enchufes inteligentes para controlar los aparatos conectados.

Las soluciones son infinitas si quiere hacer de su casa un hogar inteligente y sostenible donde el ahorro, la eficiencia y el entorno sean sus máximas.

Un negocio con futuro

Smart home
Prototipo de vivienda conectada y eficiente.

• Crecimiento: el mercado mundial de tecnología para edificios inteligentes crecerá un 34% anual hasta 2021, según datos de la compañía alemana Bosch. Los expertos esperan que en 2017 ascienda a los 10.000 millones de euros.

• Conectividad: en el año 2025 existirán más de 30.000 millones de dispositivos conectados entre sí, de acuerdo con la empresa inmobiliaria Uxban. Las casas tendrán en torno a 50 dispositivos conectados a internet.

• Previsiones: en 2020 habrá 230 millones de viviendas con tecnologías smart home, un 15% mundial, recoge la división Bosch Termotecnia.

• GrowSmarter: es un programa de financiación europea que pretende crear ciudades más inteligentes y sostenibles mediante la reducción al máximo de la huella medioambiental. En barrios de Barcelona, Estocolmo y Colonia se desarrollan 12 soluciones de ahorro, almacenamiento y gestión energética.

Normas
Entra en EL PAÍS