Banca
Los exdirectivos de Novacaixagalicia, el antiguo responsable del Grupo Inmobiliario Gregorio Gorriarán (i), el excopresidente Julio Fernández Gayoso (2i), el exdirector general José Luis Pego (3i), uno de los gestores de la oficina de integración, Óscar Rodríguez Estrada (3d), el exdirector general adjunto ejecutivo Javier García de Paredes (2d) y el abogado Ricardo Pradas (d), en el banquillo de los acusados durante el juicio contra ellos en la Audiencia Nacional por el supuesto cobro indebido de 18,9 millones de euros en prejubilaciones, delito por el que la Fiscalía Anticorrupción ha reclamado tres años de prisión.
Los exdirectivos de Novacaixagalicia, el antiguo responsable del Grupo Inmobiliario Gregorio Gorriarán (i), el excopresidente Julio Fernández Gayoso (2i), el exdirector general José Luis Pego (3i), uno de los gestores de la oficina de integración, Óscar Rodríguez Estrada (3d), el exdirector general adjunto ejecutivo Javier García de Paredes (2d) y el abogado Ricardo Pradas (d), en el banquillo de los acusados durante el juicio contra ellos en la Audiencia Nacional por el supuesto cobro indebido de 18,9 millones de euros en prejubilaciones, delito por el que la Fiscalía Anticorrupción ha reclamado tres años de prisión.

Cinco exdirectivos de Novagalicia, primeros banqueros enviados a prisión

La Audiencia Nacional ordena que cumplan sus condenas a dos años cinco ex directivos de Novacaixagalicia

Cinco exdirectivos de Novagalicia se van a convertir en los primeros banqueros en ingresar en prisión permanentemente por sus desmanes en la gestión de una entidad rescatada.

Así lo ha decidido la Audiencia Nacional, que ha ordenado el ingreso en prisión de los cinco exdirectivos de Novacaixagalicia Banco (hoy Abanca) condenados a dos años de cárcel por la indemnizaciones millonarias que se concedieron a sí mismos antes de abandonar la entidad bancaria.

La sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha denegado la suspensión de la condena, una vez que el Tribunal Supremo la confirmó el pasado mes de septiembre.

La Audiencia Nacional ha valorado la gravedad de los hechos y que el propio Tribunal Supremo, en su sentencia de septiembre, considerara benévola la pena de dos años impuesta a los exdirectivos José Luis Pego, Gregorio Gorriarán y Óscar Rodríguez Estrada, así como al expresidente de Caixanova Julio Fernández Gayoso y al asesor jurídico, Ricardo Pradas.

Además, para acordar el ingreso en prisión la Audiencia Nacional ha tenido en cuenta también que los condenados no han devuelto el dinero que se fijó en sentencia y que tienen todavía causas pendientes con la justicia.

Decisión histórica

La decisión resulta histórica puesto que desde el estallido de la crisis financiera de 2008 y hasta la fecha ninguno de los banqueros condenados por su papel en la gestión de las entidades financieras fallidas había ingresado en prisión.

Después del caso de Mario Conde que pasó años en prisión por el caso Banesto y volvió a ingresar provisionalmente el año pasado por la por presunto blanqueo de capitales, solo el expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa había pisado la cárcel, en dos breves ocasiones, por orden del juez Elpidio Silva que terminó apartado de la carrera judicial por esta decisión.

Durante la crisis, el primer fallo condenatorio con pena de cárcel se produjo en primavera de 2014, fue para la cúpula de Caixa Penedès. La Audiencia Nacional condenó a dos años de cárcel al ex director general Ricard Pagès y a un año a tres exdirectivos de la caja después de que estos admitieran su culpabilidad y devolvieran 28,6 millones cobrados irregularmente en forma de pensiones.

El año pasado, de otra parte, la Audiencia condenó a dos años de prisión al expresidente de Caja Castilla La Mancha (CCM, intervenida en 2009 y hoy integrada en Liberbank) Juan Pedro Hernández Moltó y al exdirector general Ildefonso Ortega por un delito societario de falsedad contable.

Se suma a esta lista el caso que concierne a los cinco exdirectivos de Novagalicia, condenados en 2015 a dos años de cárcel por un delito de administración desleal y apropiación indebida por el cobro indebido de prejubilaciones millonarias.

Hasta la fecha, sin embargo, al no haber superado nunca las penas de prisión los dos años, los condenados habían sido eximidos de ingresar en prisión al carecer de antecedentes penales. La Audiencia ha decidido que esa limpieza de expediente no es suficiente garantía y ha decidido enviar a los primeros banqueros tras los barrotes.

Normas
Entra en EL PAÍS