Internet
La CEO de Yahoo, Marissa Mayer.
La CEO de Yahoo, Marissa Mayer. REUTERS

Fin de una era: Yahoo se convertirá en Altaba

Este movimiento supondrá también la salida de Marissa Mayer, actual consejera delegada

Yahoo continúa su dura metamorfosis, después de que el pasado julio anunciara la venta del núcleo de su negocio a Verizon por 4.830 millones de dólares (4.550 millones de euros). En la noche del lunes (hora local española), la compañía desveló que cambiará su nombre a Altaba en los activos no adquiridos por la operadora estadounidense, es decir, en el holding que agrupará la participación que Yahoo tiene en Alibaba (15%) y en Yahoo Japan (35%). Unos activos que en el momento de anunciarse la operación tenían un valor conjunto de unos 30.400 millones. El nombre elegido para rebautizar a la compañía es una combinación de las palabras alternativo y Alibaba, según explicaron fuentes conocedoras a The Wall Street Journal.

Junto a este rebranding hay otros cambios de calado. Yahoo indicó a la Comisión de Valores de EEUU (SEC) que, tras el cierre de la transacción, pasará a operar como una firma de inversión, por lo que la dirección reducirá el consejo de administración de la empresa una vez concluya la compra. En concreto, Marissa Mayer no formará parte del consejo de administración. Tampoco el cofundador David Filo. Otros cuatro directivos que han expresado su intención de dimitir del consejo son Maynard Webb, Richard Hill, Jane Shaw y Eddy Hartenstein.

La compañía pasará a operar como una firma de inversión, por lo que el consejo se reducirá a cinco miembros.

El presidente de la nueva compañía será Eric Brandt, que sustituirá al citado Webb. También formarán parte de la nueva cúpula directiva Tor Braham, Catherine Friedman, Thomas Mclnerney y Jeffrey Smith.

Marissa Mayer, que llegó a Yahoo en julio de 2012 tras una exitosa carrera en Google, había manifestado sus planes de seguir en la empresa tras la venta a Verizon, algo que finalmente no ocurrirá. La directiva ha luchado durante todos estos años para que Yahoo mantuviera el ritmo de innovación y crecimiento de rivales como Google y Facebook (incluso a golpe de chequera, pues compró Flickr y Tumblr), sin éxito. Yahoo había perdido la batalla del móvil, la de las redes sociales y la del buscador, tres de los mayores cambios de internet de los últimos 15 años, lo cual le hacía prácticamente imposible recuperar el terreno perdido, según coincidían los analistas.

En los nueve primeros meses del ejercicio 2016, Yahoo registró unas pérdidas de 376,3 millones de dólares, frente a las ganancias de 75,9 millones de dólares del mismo periodo de 2015, mientras sus ventas se mantuvieron estables en 3.699,9 millones de dólares.

Ahora queda por conocer los detalles de la compra de Yahoo por Verizon. Aunque todo parece indicar que la operación sigue adelante, los ciberataques que afectaron a más de 1.500 millones de cuentas de usuarios de la compañía de internet puso en duda la compra, o al menos el precio. La operadora estadounidense exigió en diciembre a Yahoo renegociar la cuantía y amenazó con llevarla a los tribunales si no fijaban un precio que refleje el impacto económico que pudieran tener las brechas de seguridad. Desde entonces, también algunos organismos, como la Agencia española de Protección de Datos, mantienen abiertas investigaciones a Yahoo.

En el aire también está si se mantendrá el nombre de Yahoo dentro de Verizon, pues el plan de la operadora pasa por integrar bajo un mismo paraguas los negocios del portal (búsqueda, correo y sitios de noticias) con los de AOL, otra vieja gloria de internet, que adquirió en 2015 por una cifra similar a la de Yahoo.

Normas
Entra en EL PAÍS