Competencia
Facebook
Mark Zuckerberg, consejero delegado de Facebook REUTERS

La CE acusa a Facebook de engaño en la fusión con WhatsApp

Bruselas cree que la compañía ocultó la posibilidad de unir a los usuarios de ambas redes

La comisaria Vestager amenaza con una multa de hasta 180 millones de euros

Bruselas / Madrid

Nuevo choque entre la Comisión Europea y una multinacional estadounidense, sólo un día después de que Bruselas hiciera públicas sus acusaciones contra Apple por elusión de impuestos. Hoy le ha tocado el turno a Facebook, que se expone a una multa de hasta el 1% de su facturación anual (que ronda los 18.000 millones de dólares) por haber ocultado información a la Comisión Europea en el proceso de autorización de la compra de WhatsApp.

Bruselas acusa a la compañía de Zuckerberg de haber ocultado que en 2014 disponía ya de la posibilidad técnica de vincular entre sí los datos de los clientes de las dos redes sociales, una medida que ha anunciado en agosto de este año. Bruselas autorizó la fusión tras concluir que Facebook y WhatsApp competían en áreas muy distintas, una separación que parece haberse diluido.

"La conclusión preliminar de la Comisión es que Facebook nos facilitó información incorrecta o engañosa durante la investigación de la compra de WhatsApp", ha señalado la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, tras enviar un pliego de cargos contra la compañía. Esta, por su parte, tuvo una tibia reacción: "Respetamos los procedimientos de la Comisión Europea y confiamos en que revisión de los hechos confirmará que Facebook ha actuado de buena fe", dijo a través de un comunicado. "Hemos facilitado de manera constante información exacta sobre nuestras posibilidades técnicas y sobre nuestros planes, incluida la documentación presentada en el momento de la compra de WhatsApp y en las explicaciones voluntarias antes de actualizar este año la política de privacidad de esta aplicación", insistió.

Facebook tiene de plazo hasta el 31 de enero de 2017 para defenderse. Pero si Bruselas confirma sus sospechas, la compañía se expone a una multa de hasta el 1% de su facturación en base al artículo 14 del Reglamento de Fusiones de la CE, una sanción muy rara vez utilizada. En el año 2000, la CE impuso dos multas (de 50.000 y 900.000 euros) a Mitsubishi por facilitar información incompleta. Bruselas siempre considera que como una infracción grave la aportación de información equivocada por parte de una compañía.

La sanción, en todo caso, no pondría en peligro la luz verde a la fusión, que continuaría en vigor.

Las acusaciones de Bruselas llueven sobre mojado. Hace poco más de dos meses, las autoridades europeas de protección de datos también acusaron al gigante tecnológico de haberse saltado la normativa comunitaria en materia de privacidad, después de que el pasado mes de agosto WhatsApp actualizara los términos de su servicio e introdujera cambios sobre la forma en la que maneja la información personal de sus usuarios. Entre otras cosas, daba paso a la cesión de datos personales entre la app de mensajería instantánea y la red social.

Aunque Vestager ha asegurado que son dos casos diferentes, ambos hechos vienen derivados de la fusión entre ambas compañías y la posibilidad técnica de vincular entre sí los datos de los clientes de ambas plataformas sociales. En este sentido, el comisionado para la protección de datos de Hamburgo (Alemania), Johannes Caspar, emitió el pasado septiembre una orden administrativa que prohíbe “de forma inmediata” a Facebook acceder y guardar los datos de los usuarios de WhatsApp y le instó a borrar la información recopilada hasta el momento. Según Caspar, WhatsApp y Facebook son dos empresas independientes que cuentan con datos que sus clientes les han facilitado siguiendo sus respectivos términos de uso y sus políticas de privacidad. Además, advirtió que tras la compra de WhatsApp por parte de la red social se garantizó que las compañías no intercambiarían datos.

El consejero delegado y fundador de Whatsapp, Jan Koum, salió al paso a mediados de noviembre. Aseguró que su empresa no había iniciado aún ningún intercambio de información de las cuentas de usuarios de la UE con Facebook. Y añadió que “no iniciará tal intercambio con Facebook hasta que haya tenido la oportunidad de abordar las preguntas y preocupaciones que se han planteado” por parte de las agencias de protección de datos de los diferentes países europeos.

Normas
Entra en EL PAÍS