Energía
Precio de la electricidad en 2016 Ampliar foto

Los precios del ‘pool’ eléctrico repuntan un 60% desde abril

La cotización media del año cae un 21% respecto a 2015, hasta 38,74 euros MWh. El repunte de los últimos meses tendrá un efecto directo sobre la factura de la luz de los domésticos

En el año que está a punto de terminar, el mercado mayorista de la electricidad (pool) registrará un precio medio de 39,30 euros MWh, según las estimaciones de los analistas (para hoy, ha cerrado en 38,74 euros MWh). Aunque esto supone una caída del 21% del precio medio respecto a la media de 2015 (50,32 euros MWh), desde el mes de abril hasta ahora, las cotizaciones han experimentado un fuerte repunte, hasta el 60%. Aquel mes se registró el mínimo del año, 24,11 euros MWh, mientras que el estimado para diciembre supera ligeramente los 61 euros.

 Esta cotización tiene un efecto en la factura de la luz, concretamente, en la parte del coste de la energía, que viene a representar aproximadamente la mitad de la factura (la otra, son los peajes eléctricos, que el Gobierno se plantea congelar en 2017). En el caso de los clientes domésticos acogidos al precio de venta al pequeño consumidor (PVPC), al que tienen derecho quienes tienen una potencia contratada inferior a 10 kW, dicho efecto es directo, pues estos pagan el precio de la electricidad del mercado en cada hora del día. Por su parte, los usuarios en el mercado liberalizado, el precio se fija bilateralmente, pero las comercializadoras los revisan también en función de cómo evolucionen los precios del mercado, a los que están referenciados los contratos.

El precio medio anual ha caído fundamentalmente por la gran producción hidráulica y de renovables del primer semestre y porque la generación térmica que casó en el mercado (el carbón) resultó muy barata.

Por contra, en opinión de un experto, la evolución de los precios del petróleo y del gas no han variado este año de manera tan significativa como para justificar medias de precios de más de 60 euros/MWh en diciembre. El otoño no ha resultado demasiado frío, de hecho, la semana pasada, las temperaturas se situaron por encima de las medias habituales de esta estación y esta semana están dentro de las temperaturas medias.

¿Por qué entonces este fuerte repunte en la segunda mitad del año? Los expertos apuntan a la escasez de agua, de viento y de sol, fundamentalmente (esto es, a la poca generación renovable). También a precios marginales “marcados en muchas ocasiones por los ciclos combinados de gas que parecen estar compensando márgenes por lo poco que han funcionado en los primeros tres trimestres”, señalan.

Sin embargo, no está tan clara la contribución del parón de media docena de centrales nucleares en Francia, en la elevación de los precios del pool español. La parada de las centrales francesas han contribuido al alza, “pero no han sido decisivas”, subrayan fuentes del sector.

El pasado octubre supuso un punto de inflexión en los precios del mercado cuando se llegó a superar algunos días los 60 euros MWh. La situación de se atribuyó, entre otros factores, al cierre temporal de varias centrales nucleares en Francia, lo que hizo que el país vecino utilizara toda la capacidad de interconexión por los Pirineos. En este sentido, no faltó quien criticó que el alza de precios era consecuencia de la propia interconexión, que funciona de manera efectiva desde hace un año y dispone de una capacidad física de 4.000 MW, si bien la comercial es de 3.000 MW (los otros 1.000 MW se los reserva el operador del sistema).

El parón nuclear fue decidido por el regulador francés, tras detectar un problema en el acero de la vasija del reactor (EPR) de la vieja central de Flammanville que lo hacía demasiado frágil. Esta vasija la construyó Creusot, al igual que otros muchos reactores del parque galo (58 centrales), lo que obligó a EDF a hacer una revisión exhaustiva, fuera de las revisiones habituales o las recargas.

La medida se tradujo en el cierre temporal y paulatino de una veintena de reactores, lo que obligó a EDF a incrementar sus exportaciones de los países vecinos. Francia ha llegado incluso a importar energía de Reino Unido por primera vez en la historia.

Sin embargo, los problemas franceses, con precios muy altos, no han sido constantes y, de hecho, la semana pasada fueron claramente inferiores a los de España, que importando energía del país vecino, como ocurrió en la segunda quincena de noviembre.

OMIE paga un proyecto con cargo a la factura de la luz

En la propuesta de orden de peajes eléctricos para 2017, el Ministerio de Energía reconoce al operador del mercado (OMIE) los gastos en que incurra para participar en “el proyecto de desarrollo, puesta en marcha, operación y gestión de una plataforma conjunta de negociación para un mercado intradiario de ámbito europeo”. Para participar en este mercado intradiario único europeo, los distintos operadores nacionales deben desarrollar su sistema que se integrará después en el común denominado XBIE.

Fuentes del sector han criticado que el ministerio haya decidido financiar el de OMIE, una empresa privada, con cargo a la factura de la luz de los consumidores. Y sin límite. Así, una disposición de la orden de peajes, señala que OMIE enviará a la CNMC la información “sobre los costes incurridos” con cargo a las liquidaciones de 2016 o siguientes.

Normas
Entra en EL PAÍS