'Smartwaches'
Fitbit compra Pebble por 40 millones
Reuters

Fitbit compra Pebble por 40 millones

La compañía se fortalece en los 'smartwatch' frente a Apple y Samsung

Fitbit, el fabricante de pulseras de actividad, ha comprado el software y la propiedad intelectual de Pebble, empresa pionera en la fabricación de smartwatch. El importe de la operación no ha sido desvelado, pero según Bloomberg ronda los 40 millones de dólares (37 millones de euros). El anuncio se produce ocho meses después de que Pebble anunciara un recorte de 40 puestos de trabajo (el 25% de su plantilla) y tras quedar demostrado que el mercado de los smartwatche no ha cumplido las previsiones de los analistas ni de las empresas fabricantes de estos relojes inteligentes. Por ejemplo, en el tercer trimestre de este año, las ventas de estos dispositivos cayeron un 52%, según IDC.

“Con esta adquisición, estamos bien posicionados para acelerar la expansión de nuestra plataforma y ecosistema y convertir Fitbit en una parte vital de la vida diaria de un abanico más amplio de consumidores”, dijo en un comunicado el consejero delegado de Fitbit, James Park. La operación, coinciden los expertos, permitirá a Fitbit fortalecerse en el mercado de los wearables (dispositivos para llevar puestos) frente a Samsung y Apple, esta última líder del mercado de smartwatch.

Una vez completada la operación, está previsto el cierre de las oficinas de Pebble, según la citada agencia, y Fitbit decidirá si continúa usando la marca de relojes inteligentes, que se hizo famosa en 2012 cuando lanzó una campaña de crowdfunding en Kickstarter que le permitió recaudar más de 10,2 millones de dólares. Según informa la BBC, Fitbit incorporará a "personal clave" de Pebble, lo que no incluirá a su actual consejero delegado, Eric Migicovsky.

Fitbit explicó ayer que no dará continuidad a los relojes de Pebble, de los que se han vendido más de dos millones de unidades. Esta compañía lanzó recientemente Pebble 2, Pebble Time 2 y Core, tres nuevos wearables muy enfocados en la salud y el fitness. Migikovsky admitió que la compañía no podía seguir operando de forma independiente (la competencia de Apple, Samsung y LG, entre otras, le ha pasado factura) y dijo que los relojes ya adquirieron seguirán funcionando de manera normal, aunque el soporte y el desarrollo de nuevas funciones se reducirá paulatinamente. 

El moviemento de Fitbit se circunscribe a un mercado de relojes inteligentes en el que también los grandes están teniendo dificultades para hacerse fuertes. Por ejemplo, Lenovo anunció que no lanzará una nueva generación de su reloj Moto porque "no veía suficiente impulso del mercado". Intel, por su parte, ha tenido que recoger sus últimos dispositivos por problemas de sobrecalentamiento y, sgeún un informe al que ha tenido acceso la BBC, las ventas del iWatch de Apple se están desplomando.

Normas
Entra en EL PAÍS