Telecomunicaciones
Evolución de la televisión de pago en España Ampliar foto

Las telecos españolas ganan 671.000 clientes de TV de pago en el último año

Buscan crecer en el negocio gracias a alianzas con Netflix, HBO y Showtime

En un evento con la plantilla a principios de octubre, el presidente de Telefónica España, Luis Miguel Gilpérez, dejó claro un mensaje: “Nuestro producto estrella es la televisión”. El directivo, rodeado de figuras destacadas de Movistar+ como Andreu Buenafuente, Carlos Martínez, Raquel Sánchez Silva, Faemino y Cansado e Iñaki Gabilondo, afirmó que la operadora se ha desplazado desde las antiguas centrales telefónicas a los platós de televisión. “Movistar+ es la casa de las emociones”, dijo Gilpérez.

Lo cierto es que la evolución de la televisión de pago en los últimos tiempos parece mostrar el creciente peso de este negocio en el conjunto de las operadoras. Así, las tres grandes telecos, Telefónica, Vodafone y Orange cerraron septiembre con un total de 5,36 millones de clientes de televisión de pago, un 12,5% más que a la conclusión del mismo mes del año anterior. En términos absolutos, el parque de clientes de esta área de las tres operadoras aumentó en dicho periodo en más de 671.000.

Por compañías, Telefónica se mantiene al frente con un total de 3,71 millones de clientes, 128.000 más que en septiembre de 2015. En el último trimestre, no obstante, la teleco perdió 44.000 usuarios, en un periodo marcado por la modificación de tarifas, el menor volumen de altas por la estacionalidad y el inicio de la temporada de fútbol, que implica una mayor actividad promocional en el mercado.

Vodafone llegó a final de septiembre a 1,2 millones de clientes de televisión de pago, 300.000 más que en el mismo mes del año anterior. Entre julio y septiembre, la compañía ganó 85.000 usuarios en este ámbito. La operadora aseguró que el comienzo de la temporada de fútbol, la oferta de canales de TV y servicios como Videoclub y Netflix aceleraron la contratación de Vodafone One TV. El consejero delegado, Antonio Coimbra, afirmó que la incorporación de HBO y la implantación del 4K reforzarán el papel de la televisión en la oferta convergente de la firma.

Por su parte, Orange España alcanzó a final del tercer trimestre los 458.000 clientes de televisión de pago, un 113% más que un año antes. La teleco indicó que el avance estuvo motivado por el éxito de las ofertas de contenidos, en particular por la emisión de los principales torneos de fútbol.

Entre las operadoras de cable destaca Euskaltel, que cerró septiembre con 265.000 clientes de televisión de pago, repartidos entre el País Vasco y Galicia.

Fuentes del sector destacan que buena parte de estos nuevos clientes están vinculados a las ofertas convergentes, que incluyen banda ancha, móvil y televisión de pago. Fuentes del sector señalan que las operadoras han recurrido a esta comercialización conjunta como vía para atraer a los clientes, que hasta ahora consideraban a la televisión de pago como un bien casi de lujo.

Además, las telecos han acelerado en la carrera para atraer nuevos contenidos, entre los que destacan eventos deportivos, películas y series. Y todo acompañado por agresivas promociones comerciales. Por ejemplo, Orange ofrece Netflix gratis durante tres meses a quienes contraten Orange TV, además de emitir Wauki. Vodafone, que ya ofrece Netflix, ha empezado a comercializar las series de HBO, gratis para los clientes de algunas ofertas convergentes durante dos años y por 7,99 euros al mes posteriormente. Telefónica, que está ofreciendo Movistar Series por siete euros al mes, cerró en septiembre un acuerdo para incluir todo el catálogo de Showtime y mantiene las series de HBO, entre otras.

El desarrollo de la televisión de pago dentro de las ofertas convergentes se ha visto impulsado por la implantación de la fibra. Unas redes que facilitan la difusión de las emisiones en alta definición. Por ejemplo, al cierre de septiembre Telefónica contaba con 16,4 millones de hogares pasados por su fibra, por nueve millones de Orange.

Telefónica apuesta por el 4K y la producción propia

Telefónica ha lanzado una amplia ofensiva para impulsar la tecnología televisiva de alta definición 4K. El objetivo, según señaló Luis Miguel Gilpérez, es que estos servicios se generalicen en España en 2018. El directivo manifestó que su compañía quiere repetir en el 4K el mismo éxito que el alcanzado en la fibra óptica hasta el hogar, donde España se ha situado al frente del Viejo Continente en términos de despliegue.

La teleco está trabajando con productores de contenidos y fabricantes de televisores, para crear dispositivos de marca propia además de impulsar las ventas de equipos adaptados al 4K. En este caso, la intención es acelerar la renovación del parque de televisores.

Además, Telefónica ha hecho una fuerte apuesta por la producción propia. Así, la empresa va a invertir 70 millones de euros este año en ocho grandes series. La teleco dio un fuerte impulso a sus proyectos con la reorganización de DTS, matriz de la antigua Canal+, que supuso la creación de una gran productora, bautizada como Movistar Plus. De igual forma, reconvirtió el antiguo Canal+ en el nuevo canal #0.

Las compañías del sector elevan costes por la compra de contenidos

La compra de los derechos de los diferentes contenidos televisivos, especialmente las adquisiciones de los derechos de los torneos de fútbol, ha provocado un aumento de los costes para las grandes operadoras españolas. Así al menos lo han manifestado las empresas del sector en la presentación de las cuentas del último trimestre.

Por ejemplo, Telefónica España registró unos gastos por aprovisionamientos de 827 millones de euros en el tercer trimestre del año, un 9,0% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior por el mayor coste de contenidos de televisión. En este sentido, la empresa indicó que los gastos de contenidos netos aumentaron en el trimestre su crecimiento hasta un 20% interanual, reflejando el mayor coste de contenidos de fútbol asociado al inicio de la nueva temporada.

En la misma línea, Vodafone España también reconoció que la compra de derechos y canales de las principales competiciones de fútbol ha mejorado su oferta, pero tuvo su reflejo en un aumento significativo de los costes de contenidos en el trimestre entre julio y septiembre.

Normas
Entra en EL PAÍS