Energía
Torres de tensión de Red Eléctrica.
Torres de tensión de Red Eléctrica. Efe

El descuento eléctrico a la industria cuesta a los usuarios 525 millones

REE oculta el nombre de las más de 130 adjudicatarias del servicio de interrumpibilidad, que costará 525 millones a los consumidores eléctricos en la factura de 2017.

Red Eléctrica celebró la semana pasada varias subastas para adjudicar el llamado servicio de interrumpibilidad correspondiente 2017. Dicho servicio es un descuento en la tarifa que se otorga al mejor postor a cambio de que el operador del sistema pueda gestionar las horas de producción o interrumpir el suministro a instalaciones industriales, algo que, por otra parte, no ha sido necesario en más de una década.

 Se trata de la tercera vez que se celebra dicha subasta anual (anteriormente, se adjudicaba directamente a cinco grandes plantas de ArcelorMittal, Alcoa y Asturiana de Zinc). Las adjudicatarias de las pujas de la semana pasada se ahorrarán 525 millones de euros en 2017, si bien, REE se ha negado a ofrecer la lista con los nombres al considerar que es una información confidencial. Todo ello, a pesar de que ese dinero lo pagan los consumidores en su recibo de la luz.

Se asignaron un total de 10 bloques de 90 MW, la mitad de los cuales, según fuentes del sector, se los llevó Alcoa. También se subastaron 415 de 5 MW, lo que se traduce en una potencia interrumpible para el próximo año de 2.975 MW.

Según datos de REE, a la convocatoria acudieron 138 plantas de distintas empresas, pero no facilita sus nombres. Son empresas intensivas en consumo eléctrico de los sectores siderúrgico, metalúrgico, químico, alumino, papel, cemento y, en menor medida, alimentación o automóvil. Un portavoz de REE dice que la compañía “se ciñe a la normativa, que no obliga a dar los nombres” (si bien, tampoco impone una confidencialidad).

Se celebraron tres subastas:una para los bloques de 90 MW y otra para los bloques de 5 MW. El día 16, una vez subastados los 340 bloques iniciales de 5 MW sin que se agotara el presupuesto asignado para 2017, REE, en virtud de la resolución de la Secretaría de Estado de Energía del 5 de agosto por la que se aprueban las reglas del procedimiento competitivo para asignar la interrumpibilidad, convocó otra adicional el jueves 17, en la que se asignaron 75 nuevos bloques de 5 MW, en total, 415.

Para 2017 el presupuesto se ha reducido en 25 millones respecto a este año

Las mismas fuentes aseguran que ha habido dos bloques de 5 MW que no se pudieron colocar (Alcoa los quiso vender) pues este año el presupuesto se ha reducido en unos 25 millones de euros respecto al año pasado. El precio medio de asignación ha sido de 289.125 euros/MW para los productos de 90 MW y de 127.536 euros/MW para los de 5 MW. La media ponderada de asignación se ha situado en los 176.420 euros/MW. Los precios de salida fijados por la Secretaría de Estado de Energía el 7 de octubre, fue de 310.000 euros/MW para los productos de 90 MW y de 160.000 euros/MW para los de 5 MW.

El año pasado se asignó el descuento en la factura energética a 132 plantas (todas las que acudieron a la subasta) por un importe de 503 millones de euros, por lo que no se cubrió el presupuesto previsto de 550 millones. Este resultado ha llevado a reducirlo este año, aunque ha resultado corto. En la subasta de hace un año para la interrumpibilidad de 2016, se asignaron 434 bloques de 5 MW a un precio medio de 134.808 euros/MW y 8 bloques de 90 MW a un precio medio de 292.013 euros/MW.

El mecanismo está siendo vigilado por la Unión Europea junto con los llamadas pagos por capacidad al considerar que son unos incentivos que pueden implicar una ayuda de Estado encubierta. Aunque de tratarse de un sistema de subasta competitiva, finalmente, no supone un ahorro para el consumidor (pues se trata de un presupesto cerrado), cuyo coste paga en el término de energía de su recibo.

 

Normas
Entra en EL PAÍS