Tipos de interés
El presidente del BCE, Mario Draghi.
El presidente del BCE, Mario Draghi.

Draghi: "La política monetaria del BCE ha beneficiado a España"

El banquero italiano reconoce que la institución que preside “preferiría” subir los tipos de interés dados los efectos secundarios que su política tiene sobre la economía.

El Banco Central Europeo (BCE) es “consciente” de los efectos perniciosos que podría tener sobre la economía su actual política monetaria, según admitió este martes el presidente de la entidad, Mario Draghi, quien, no obstante, indicó que la economía española se ha beneficiado del actual entorno de bajos tipos de interés.

“En países grandes como España y Alemania el efecto de los bajos tipos de interés en la economía ha sido positivo, ya que han recibido mayores ganancias por intereses de lo que han desembolsado en pagos de intereses”, indicó Draghi durante su intervención en un acto celebrado en Berlín, en el que añadió que el PIB de la eurozona entre 2015 y 2018 sería un 1,5% inferior sin los estímulos del BCE.

No obstante, Draghi admitió que el organismo que preside “preferiría” no tener que mantener los tipos de interés en los niveles actuales durante un periodo prolongado de tiempo, dados los efectos secundarios que su actual política tiene sobre la economía y sobre el sector financiero.

“Sin duda, preferiría no tener que mantener las tasas de interés a niveles tan bajos durante un tiempo excesivamente largo, ya que los efectos secundarios no deseados pueden acumularse con el tiempo”, aseguró el presidente del BCE, quien declaró que el organismo el “consciente” de las “distorsiones” que pueden surgir a raíz de su actual política monetaria.

Así, Draghi alertó de que los factores económicos que contrarrestan los efectos perniciosos de los bajos tipos de interés sobre el sector financiero disminuirán en un futuro, por lo que instó a las autoridades a “crear las condiciones” para devolver los tipos de interés a niveles más elevados.

Para ello, urgió a elevar la producción con el objetivo de devolver la inflación hasta los niveles cercanos pero por debajo del 2% en el medio plazo. “Esta es la mejor, de hecho, la única manera de normalizar la política monetaria”, afirmó.

Asimismo, el banquero italiano consideró “cruciales” políticas estructurales que reviertan la tendencia negativa observada en la productividad. “Depende de los gobiernos implantar políticas impositivas y regulatorias que favorezcan la inversión, así como revertir el estancamiento del gasto público observado desde la crisis con inversiones destinadas a incrementar la productividad”, añadió.

“Los altos niveles de ahorro pueden ser parcialmente mitigados por las políticas públicas, pero no se puede hacer mucho para reducir el ahorro en una sociedad envejecida como la eurozona, lo más importante es un centrarse en incrementar la demanda de inversión”, concluyó el presidente del BCE.

Normas
Entra en EL PAÍS